A mis hermanos sacerdotes


Es grande el peligro que corre el sacerdote si, arrastrado por un afecto menos ordenado, se entrega con excesivo ardor a obras exteriores, aunque loables de su ministerio, descuidando la santificación de su propia alma.

La fecundidad del sacerdote en la tribulación de cada día.

Las tribulaciones, persecuciones y cruz, fueron las compañeras inseparables de nuestro divino Redentor, ¿y pretendes tú ser su discípulo, y aún su ministro, sin querer sufrir de buen grado y con alegría las adversidades de tu vida?

Más información
El corazón de Jesús, consuelo y fortaleza en las adversidades del sacerdote.

si quieres de veras ser de Cristo, no faltarán ocasiones en que te veas perseguido de unos, despreciado de otros y abandonado de todos. Los que en la prosperidad te eran amigos, cuando llegue la tribulación te abandonarán, quizás engrosaran las filas de tus enemigos.

Más información
Tres actitudes del clero ante los enemigos de Cristo en el poder.

El Padre Sáenz y Arriaga explica en su libro: Sede Vacante, la actitud del clero ante el cambio sustancial por parte de quien ostenta la autoridad máxima en la Iglesia Católica.

Más información
¿La vida sacerdotal debe adaptarse al mundo de hoy?

No desempeñamos el ministerio sacerdotal en nuestro nombre, sino en nombre de Cristo.

Más información
Consagración sacerdotal a la Santísima Virgen María.

Te entrego mi cuerpo y mis sentidos, para vivir siempre en pureza y con un corazón indiviso y unido a Cristo.

Más información
La dignidad del sacerdote.

Independientemente de la miseria humana, de la corrupción, el sacerdote trata con sus manos el Cuerpo y sangre del Señor; ahí radica su dignidad.

Más información
Consejos de vida con base en el Derecho Canónico.

Meditar las enseñanzas de la Santa Iglesia, para conocer con claridad, que pide de nosotros.

Más información
Pro seipso Sacerdote.

Oración por nosotros mismos, para que Dios nos de gracia de cumplir santamente nuestra misión.

Más información
Memoráre, O piíssima Virgo María.

Una excelente oración a la Santísima Virgen María.

Más información
Reglas para mejor rezar el santo breviario.

No miremos el breviario como un peso penoso, sino como un ejercicio que tiene sus dulzuras y sus alegrías cuando se ejecuta santamente.

Más información
Confíe en Dios hermano sacerdote.

Debe confiar en Dios, no se desanime ante sus limitantes naturales.

Más información
Consagración sacerdotal a la Santísima Virgen María.

Procurar consagrarse cada mañana a la gloriosa Virgen María.

Más información