Características de la personalidad de Judas Iscariote.


18 Apr
18Apr


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.




1.    Al propio tiempo es servil y cobarde ante el poderoso. 

“¿Soy yo por ventura, Maestro?... Dios te guarde, Maestro. Y lo beso.” San Mateo 26, 14.


2.    Un soberbio por naturaleza.

a)    Es duro de cerviz. Ex. 33, 35.

b)    Cree que es el mejor.

c)    Piensa que todos deben recurrir a él. (Piensa como Israel, a cuyas plantas han de caer arrodillados las más grandes naciones.)

d)    No quiere reformador religioso, sino un caudillo que lo libre de sus enemigos.


3.    Hábil en la simulación, mentira e hipocresía.

a)    Llora con los ojos, más no con el corazón.

b)    Es hipócrita, busca estar con los triunfadores. 

c)    Hacen limosna por ostentación.

d)    Reza, más no ora. 

e)    Cumple con todo lo prescrito por sus tradiciones, sin que en su corazón pida perdón a Dios de sus culpas.

f)    Desprecia los bienes espirituales, se conforma con el cumplimiento exterior.

g)    No entiende la misericordia ni el perdón generoso, tienen por regla: ‘ojo por ojo, diente por diente’.


4.    Su debilidad es la avaricia.

a)    Es un genuino adorador del becerro de oro, de los que creen que en el oro consiste el poder y en quien ponen su confianza. (Job 31, 24.)

b)    De una ambición sin límites, de un orgullo indomable.

c)    Odia a los pobres y tiene el corazón endurecido.


5.    Su personalidad aplicada a la Iglesia.

a)    Busca el beneficio personal, que todos cooperen económicamente, menos él.

b)    Gusta recaudar el dinero y administrar los bienes materiales.

c)    No tiene gusto o habilidad por la vida espiritual, se limita a cumplir con lo necesario.

d)    Su piedad, celo de la religión o amor de Dios, no es acorde con sus actos sin misericordia y a conveniencia personal.

e)    Huye del trabajo físico.

f)    Gusta ser una especie de consejero o ser tenido por persona a quien debe consultarse.

g)    Animado de un espíritu naturalista, con razones de mundo y prudencia carnal.


Desarrollado a partir del libro del padre Carlos María de Heredia, S.J.  “Memorias de un reportero en los tiempos de Cristo”, tomo II, capitulo XXVI: “Una hipótesis”.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.





Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.