Consagración sacerdotal a la Santísima Virgen María.


09 Oct
09Oct

Oh María, Madre de Cristo y Madre de los sacerdotes: me consagro a ti abandonando en tus manos de Madre toda mi existencia. Te entrego toda mi alma. Dígnate aceptarla para modelarla según el modelo de tu Hijo Jesucristo, único Sacerdote.Hago esta consagración con corazón de hijo, con el deseo de pertenecer más enteramente a Dios. 

Te ofrezco la posesión de mí mismo para que tú adhieras todo mi ser al Señor Me comprometo al camino de tu Hijo: el del amor que se entrega sin límites, el de la fatiga apostólica y la santidad sacerdotal. Acepto por anticipado todas las renuncias que lleva consigo y prometo,  con la gracia de Dios aceptar gustoso todas las exigencias de esta entrega total y gastarme hasta dar la vida por el bien de los hombres.Madre Santísima, al ofrecerme a ti, te confío todo lo que poseo y todo lo que soy, todo lo que el Señor me ha dado. 

Custódiame en tu seno de Madre y en el de la Iglesia. Te entrego mi inteligencia, para que se llene, como la tuya del misterio de Cristo y sepa dejarse guiar por la Palabra de Dios. Te entrego mi corazón para que lo transformes a imagen del Corazón del Buen Pastor y lo llenes de celo y un inmenso amor, sincero y generoso, que no se busque nunca a sí mismo y viva la comunión y la caridad.Te entrego mi cuerpo y mis sentidos, para vivir siempre en pureza y con un corazón indiviso y unido a Cristo. 

Te entrego mi libertad, para que se libere de la servidumbre del pecado y escoja siempre lo que más agrade a Dios en una obediencia sin reservas a la Santa Iglesia y una colaboración leal con mis compañeros. Te entrego mis deseos y mis esperanzas, para que, fijos enteramente en el Señor, sean colmados en plenitud. 

Te entrego mis penas y mis alegrías, para que sean transformadas en la pena y la alegría del Redentor. Dame tener los mismo sentimientos de Cristo Jesús y que solo me consuele en sus consuelos Te entrego mi vocación. Cuida de ella y acompáñame en toda mi formación y mi ministerio.¡Se tú la Reina de mi vida, gobierna todo lo mío para que todo sea del Señor! Amén.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.