Feliz el sacerdote que reza el Santo Rosario.


07 Oct
07Oct

Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


"¡Oh cuán feliz es el sacerdote y director de almas a quien el Espíritu Santo ha revelado este secreto [Santo Rosario], desconocido de la mayor parte de los hombres o sólo conocido superficialmente! Si logra su conocimiento práctico, lo recitará todos los días y lo hará recitar a los otros. Dios y su Santísima Madre derramarán copiosamente la gracia en su alma para que sea instrumento de su gloria; y producirá más fruto con su palabra, aunque sencilla, en un mes, que los demás predicadores en muchos años.

No nos contentemos, pues, mis queridos compañeros, con aconsejarle a los demás; es necesario que nosotros le practiquemos. Bien podremos estar convencidos de la excelencia del Santo Rosario; más, si no le practicamos, poco empeño se tomarán en cumplir lo que aconsejamos, porque nadie da lo que no tiene."


San Luis María G. de Montfort, El Secreto del Rosario.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.