A mis hermanos sacerdotes #sacerdote


Es grande el peligro que corre el sacerdote si, arrastrado por un afecto menos ordenado, se entrega con excesivo ardor a obras exteriores, aunque loables de su ministerio, descuidando la santificación de su propia alma.

Bendición del lugar o de la casa.

Béne ✠ dic, Dómine, Deus omnípoteens, locum istum (domum istam):

Más información
¿Qué es el sacerdote?

“El sacerdote, según la magnifica definición del apóstol San Pablo, es un hombre tomado de entre los hombres”, pero constituido por encima de los hombres, para las cosas que pertenecen a Dios

Más información
Recomendaciones del  Abate H. Dubois para nuestras oraciones.

Impongámonos la obligación severa de rezar con calma.

Más información
Consejos de vida para el sacerdote de SS Papa San Pío X.

“Nada os diremos que no os sea conocido, ni nuevo para nadie, sino lo que importa bien que todos recuerden: Dios Nos hace sentir que Nuestra palabra producirá abundante fruto. Ved, pues, lo que os pedimos: Renovaos... en el espíritu de vuestra vocación y revestíos del hombre nuevo, que ha sido creado según Dios en justicia y en verdad Eph. 4, 23”

Más información
Consejos de vida para el sacerdote con base en el Derecho Canónico.

El demonio hace esfuerzos increíbles para precipitar á los sacerdotes desde su suprema elevación á los abismos del pecado; y sobre todo, si pudiera, en el fango del vicio impuro.

Más información
Reglas para mejor rezar el santo breviario.

"Los clérigos ordenados de mayores, a excepción de aquellos de quienes se habla en los cánones 213 y 214, están obligados a rezar íntegramente cada día las horas canónicas."

Más información
Consejos de vida para un sacerdote.

Muchos sacerdotes se pierden por la grave crisis que padece la Santa Iglesia Católica, por las debilidades de la carne, por las recaídas, por poner su fe en los hombres de Iglesia y no en Jesucristo Nuestro Señor.

Más información
Oh Sacerdote de Cristo que vives desterrado en el mundo.

El sacerdote es un hombre tomado de entre los hombres, pero constituido en bien de los hombres cerca de las cosas de Dios.

Más información
La fecundidad del sacerdote en la tribulación de cada día.

Las tribulaciones, persecuciones y cruz, fueron las compañeras inseparables de nuestro divino Redentor, ¿y pretendes tú ser su discípulo, y aún su ministro, sin querer sufrir de buen grado y con alegría las adversidades de tu vida?

Más información