Amar con las obras.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


Queridos hermanos, el amor a Dios Nuestro Señor se traduce en obras, en el cumplimiento de la santa ley de Dios: mandamientos, en creer lo que Dios quiere que creamos: 

"Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él. El que no me ama, no guarda mis palabras." San Juan XIV, 23. 


Consideraciones


1º Amar a Dios cumpliendo cada día los diez mandamientos, ¿Cómo amar a Dios cuando mis obras hacen lo que Dios prohíbe?, los sentimientos, deseos, intenciones, palabras, ilusiones son buenos según especie, ayudan para llegar al fiel cumplimiento de la ley de Dios.


2º El que en muchas cosas anda, regularmente las hace con imperfección [mal hechas], hasta convertirse en una manera común de obrar, con la piadosa justificación de no tener tiempo, las cosas suelen hacerse mal.

En la vida espiritual es muy grave para la salud del alma, pues existe un ansia 'piadosa' de apostolado, de hacer el bien, de salir a la calle. Calma, rezad bien el Santo Rosario cada día, hacer bien cada día nuestra lectura espiritual, examen de conciencia, lo demás se dará por añadidura.


3º El verdadero apostolado se hace llevando a Cristo en el alma, hacer las obras en gracia y amistad con Dios Nuestro Señor, es la gracia quién obra maravillas en las almas que nos rodean [no las palabras, ni la industria humana]. 

"¿Ó no sabéis, que vuestros miembros son templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el que tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque comprados fuisteis por grande precio. Glorificad a Dios, y llevadle en vuestro cuerpo." San Pablo a los Corintios VI, 19.


4º La función, ocupación o fin principal del hombre es amar a Dios en espíritu y en verdad, que realmente viva Dios por la gracia en cada uno de nosotros, que nuestros cuerpos sean verdaderamente templos vivos del Espíritu Santo por la gracia, y no templos profanados de inmundicia por el pecado.


Dios te bendiga.


 

Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



Etiquetado:  alimento para el alma.

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.