Amar la cruz, las dificultades y las contradicciones.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


Estimados católicos, un grave impedimento para la reconstrucción de un alma, para la paz y caridad fraterna, para aprender a perdonar y vivir con la gracia de Dios: es el amor propio [egocentrismo, soberbia, amor a sus propia excelencia]. 

Dios Nuestro Señor en su infinita sabiduría ha determinado una cruz para cada uno, medida y pesada para la santificación, purificación y ejemplo de vida santa, materializada dicha cruz en cada uno de nosotros, en la suma de todas las dificultades, problemas, penalidades y asuntos que contradicen nuestro querer. 

¿Porque sufre el alma cuando le humillan públicamente, cuando le levantan falsos testimonios?, ¿la ofensa a Dios o su orgullo personal?... 

Anotaciones

1º El objeto Divino de la Cruz.- Sin lugar a dudas es la santificación del alma, independientemente el origen aparente de cada dificultad [venga de´demonio, de los hombres, del mundo, etc.] es permitida por la bendita mano de Dios para que Usted se santifique. 

2º El amor propio.- Impide la santificación del  alma, al reclamar la humillación o penalidad pronta y en la misma dimensión del que hizo el daño; el amor propio que se reviste o esconde de celo por la gloria de Dios, de honor, de respeto a la ley de Dios, de "humildad" aparente; por lo regular es el principal problema para perdonar, olvidar y dejar las cosas en las manos benditas de Dios. "Amad a vuestro enemigos; haced bien a los que os aborrecen: y rogad por los que os persiguen y calumnian." San Mateo XI, 44.

3º La falta de ánimo y resolución para cambiar de vida.- Suele ser muchas veces el amor propio, que tiene miedo a caer, a no no poder, a verse humillado ante su falta de virtud, de humildad y de fortaleza ante las tentaciones; por lo cual, prefiere quedarse en la vida de pecado, por una falsa concepción del amor a su propia excelencia. "Suele ser muy comúnmente causa y raíz de nuestras melancolías y tristezas, es, no el humor de melancolía, sino el humor de soberbia que reina mucho en nuestro corazón." San Alonso Rodríguez, Ejercicio de perfección y virtudes cristianas, tomo II, tratado VI, capítulo IV, página 515. 

4º Buscar en todo la mayor honra y gloria de Dios.- No equivocarse y buscar, la gloria y honra de uno mismo, su propia excelencia, pues hemos venido a este mundo no a servirnos y honrarnos a nosotros mismos, no a buscar ser alabados y reverenciados del mundo y de los hombres; ejemplo claro nos enseñó Nuestro Señor Jesucristo que en todo hacía la voluntad de su Padre Celestial, que se inmoló así mismo, que siendo Dios verdadero permitió ser crucificado. Bendito sea Dios.

5º Práctica.- 

Primero.- Amados hermanos, lo que menos interesa es lo que se diga o hable de nosotros: "No esté tu paz en la boca de los hombres; pues si pensaren de ti bien o mal, no será por eso hombre diferente." Imitación de Cristo III, 28. Hagamos el bien, Dios sea testigo de nuestros actos, y el juicio de los hombres poco debe preocuparnos; si hemos errado el camino, con sencillez pedir perdón y caminar con verdad y humildad. 

Segundo.- El Santo Rosario todos los días, con mucha devoción, despacio, pidiendo en todo que se haga la santa voluntad de Dios Nuestro Señor. 

Tercero.- "Bienaventurados sois, cuando os maldijeren, y os persiguieren, y dijeren todo mal contra vosotros mintiendo, por mi causa. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón muy grande es en los cielos." San Mateo XI, 44. 

Ánimo buen católico, a vivir con alegría, con entusiasmo, en la gracia de Dios y de María Santísima, Nuestra Señora que tanto busca nuestra salvación eterna. 

Dios te bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Etiquetado:  alimento espiritual

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.