Aprender a vivir.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Queridos hermanos, la vida de gracia y amistad con Dios Nuestro Señor, no es de temporadas, es un estilo de vida, una manera de: pensar, obrar, analizar, hablar, etc. es decir: una manera cristiana de vivir. 

El ideal es morir a nosotros mismos, pues es en nosotros donde habita la soberbia, la avaricia, el orgullo, la vanagloria, todo lo sucio: "Y vivo, ya no yo, mas vive Cristo en mí." San Pablo a los Gálatas, II, 20.

En la medida que nos acercamos a Dios Nuestro Señor, por el cumplimiento de sus sagrados mandamientos, el alma se purifica, lleva el buen olor de Cristo, santifica el lugar donde vive.

Consideraciones:

1º Aprender a vivir.

No estar con prisas por alcanzar la perfección en unos meses de oración, no contentarse con vencer las tentaciones, con dominar algún defecto dominante, con algunos conocimientos de las Sagradas Escrituras. 

El catolicismo es un estilo de vida en unión con Cristo, poco a poco ir muriendo a nosotros mismos, para que viva el hombre nuevo en Jesucristo Nuestro Señor.


2º Morir a nosotros mismos.

El fin no somos nosotros, nuestro confort espiritual, una vida agradable, de sentimientos piadosos: ¡No! 

Lo que menos interesa somos nosotros, que sea amado y glorificado Dios Nuestro Señor [primer mandamiento], nuestro beneficio se dará por añadidura, no como fin.


3º Vivir apaciblemente. 

Siempre trabajando con  inteligencia, siempre obrando el bien, combatiendo en la buena lucha, pero: apaciblemente, en paz, sin ansias por terminar. 

Cada día hay cosas nuevas que aprender en la obra de Dios, evitar en la medida de lo posible, el desbordarnos en el apostolado exterior con grave descuido de la santificación de nuestra alma. 

Primero llenate de Dios por la humildad verdadera [se alegra en la humillación por ser la voluntad de Dios], la oración, la santa confesión, el santo Rosario: morir a nosotros para que Cristo viva en nosotros. 

Dios te bendiga. 


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.