Aunque hubieseis vendido vuestra alma al diablo te puedes salvar.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

"Si sois fieles en rezarle devotamente hasta la muerte, a pesar de la enormidad de vuestros pecados, creedme: percipitis coronam immarcescibilem [Petrus V, 4]; recibiréis una corona de gloria que no se marchitará jamás. 

Aún cuando os hallaseis en el borde del abismo o tuvieseis ya un pie en el infierno; aunque hubieseis vendido vuestra alma al diablo; aun cuando fueseis un hereje endurecido y obstinado como un demonio, tarde o temprano os convertireis, con tal que (lo repito, y notad las palabras y los términos de mi consejo) recéis devotamente todos los días el Santo Rosario hasta la muerte, para conocer la verdad y obtener la contrición y el perdón de vuestros pecados."


San Luis María G. de Montfort, El Secreto del Rosario, Rosal místico.

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.