Avisos saludables para los días de ayuno y abstinencia.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

La Santa Madre Iglesia manda que se ayune el miércoles de ceniza y todos los viernes de cuaresma, lo cual consiste: 

1º Una comida al día, la cual se puede extender hasta por dos horas.

2º Se permite parvedad [desayuno] de 60 gramos y una colación [cena] hasta de 250 gramos, por algún motivo grave se permite cambiar la parvedad por la colación.

3º La abstinencia de carne consiste en no comer carnes rojas [res, cerdo, etc.], ni carnes blancas [pollo, pavo, jamón, etc.]. 

4º El ayuno obliga bajo pecado de los 21 a los 60 años, aunque es aconsejable a todos para expiar nuestros pecados. 

5º La abstinencia de carne obliga de los 7 años en adelante. 


Consejos prácticos

1.- Letrero.- Coloque un letrero en su refrigerador y en los lugares que usted  se desenvuelve desde un día antes, informando que hoy es día ayuno y abstinencia.

2º Tentaciones.- Lo normal es que ese día le de mucha hambre, antojo de carne, de cerveza o vino; pues son medios de que se vale el demonio para hacer pecar. Incluso es común el pensamiento de que está muy débil, de una posible enfermedad por no comer, etc. 

3º Oración.- Debe prevenirse con la oración, particularmente en la tentación de romper el ayuno y abstinencia. 

4º Alimentos.- Procurar comer bien, es decir: alimento realmente nutritivo, no cabritas o alimento que poco nutre el organismo, si es necesario algunas vitaminas para fortalecer el organismo. 

El café, el refresco, jugo [pequeña cantidad], no rompe el ayuno. 

6º Preparación mental.- Es importante determinarse al ayuno, con la disposición de expiar nuestros pecados, recordar el ayuno de Nuestro Señor Jesucristo, castigar nuestra carne, entre otras cosas; de tal suerte que no se cumpla el ayuno porque no hay de otra, sino con el deseo, el espíritu, la intención de santificarse y agradar a Dios Nuestro Señor. 

7º Ocupación.- Algo que ayuda mucho es la ocupación saludable, no estar de ocioso o viendo el reloj, esperando la hora de la comida o midiendo el tiempo que falta, si tendré las fuerzas para llegar.


Dios le bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.