¿Cómo ser buenos, santos?


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Queridos hermanos, cada uno padece por disposición de Nuestro Señor Jesucristo una serie de aflicciones que ayudan eficazmente a desprendernos del mundo, unirnos a Dios y purificar nuestra alma de los pecados cometidos.

La vida no es fácil para quien desea hacer las cosas en bien del alma, nosotros somos frágiles, débiles y miserables por nuestra inclinación al pecado, debido principalmente al pecado original, estado en el cual nacemos.

¿Cómo ser buenos, santos? ¿Cómo ser lo que nuestro corazón nos pide, nuestra santa fe nos demanda y nuestra razón nos impulsa a la santidad?

Comentarios

1º Sólo Dios es bueno.

Amados hermanos, el hombre por si sólo nada bueno puede hacer, ni siquiera podemos darnos el ser a nosotros mismos, mucho menos conservarnos la vida, pues eso, es un don gratuito que recibimos de la Divina Providencia.

Bueno sólo Dios, quien quiera ser bueno debe acercarse a Nuestro Padre Celestial y de Él, alcanzara la gracia, el impulso, el deseo de ser bueno.

La gran soberbia del mundo es creer que puede ser bueno sin Dios, tener una familia con valores sin Dios, una sociedad perfecta sin Dios; lo cual es un delirio, o por mejor decir una tentación diabólica, pues no hay una causa suficiente fuera de Dios para santificar el mundo.


2º ¿Cómo ser bueno?

“Yo soy la vid, vosotros los sarmientos:el que está en mí, y yo en él, este lleva mucho fruto: porque sin mí no podes hacer nada" San Juan XV, 5. Hermano pecador, si quiere ser bueno, necesitas de Dios, no cometas por favor la arrogancia, la ignorancia de creerte bueno, porque ese camino te aparta de Dios, te hace mucho daño, y sobre todo: qué necesidad tienes de sufrir; teniendo un Dios tan bueno, Santo, tan digno de ser amado, y sobre todo, que tanto nos ama, sencillamente se humilde y pide que te ayude, no desprecies estos humildes consejos que te comparto con mucho cariño y aprecio.


3º El Santo Rosario.

La Bienaventurada Siempre Virgen María, llena de gracia, Reina de cielos y tierra por disposición divina, tiene un inmenso amor al pecador arrepentido que acude a Ella en busca de consuelo, auxilio y refugio.

La gloriosa Virgen María nos ha dado un medio seguro de salvación eterna en el Santo Rosario, medio donde los malos se hacen buenos y los buenos alcanzan la santidad.

Los santos Papas de la Santa Madre Iglesia lo aconsejan, los santos nos instruyen, los bienaventurados dan testimonio, e incluso los demonios muy a pesar de ellos, atestiguan el poder del Santo Rosario.

Medita estas sentencias:

3.1. "Pues bien, repetimos, afirmamos y proclamamos que tenemos cifradas nuestras mejores esperanzas en merecer por el rezo del Santo Rosario los auxilios que necesitamos" Papa León XIII, Encíclica: "Iucunda Semper", Septiembre 8 de 1894.

3.2. "Si todos los pecadores acudieran a María con voluntad de enmendarse, ¿quién podría perderse? Porque sólo se pierde el que no recurre a María Santísima." San Alfonso María de Ligorio, "La devoción a María Santísima", página 12.

3.3. "A Santa Catalina de Sena le fué revelada la verdad que vamos aquí probando. Díjole el Señor: Por mi bondad y reverencia al misterio de la Encarnación, he concedido a María, Madre de mi Unigénito Hijo, la prerrogativa de que ningún pecador, por grande que sea, que se le encomiende devotamente, llegue a ser presa del fuego del infierno." San Alfonso María de Ligorio, "Las Glorias de María", capítulo VIII, 1º. 

Anímate hermanos pecador, deja de sufrir, conságrate a la Bienaventurada siempre Virgen María, Madre, Consuelo, Abogada y Refugio de los pecadores que arrepentido s imploramos su gracia para alcanzar la salvación eterna.

Dios te bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.