Comience hoy, no el día de mañana.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


Queridos hermanos: los problemas, las dificultades, los tropiezos y errores son propios de la naturaleza humana, por eso tenemos necesidad de la gracia Dios, sin la cual no podemos alcanzar la salvación eterna.

Algunas almas se contristan ante sus miserias, se abaten y terminan por dejar de trabajar en la santificación de su alma: 'lo he intentado tantas veces y no he podido'. Nunca desconfíe de la gracia de Dios: "Sine me nihil potestis facere", Sin mí no podéis hacer nada. San Juan XV, 5. 


Consideraciones

1º Un alma se debe cuidar todos los días, siempre está expuesta a cometer errores, sin importar la edad, condición o género de vida; por lo cual no podemos sentirnos seguros y mucho menos caer en la pereza del conformismo, o humildad fingida. "Someteos pues a Dios, y resistid al diablo, y huirá de vosotros." Epístola del Apóstol Santiago IV, 7.


2º No caer en la tentación de cambiar el día de mañana, día que nunca llega, que siempre tiene un motivo para esperar al día de mañana. Algunas almas, esperan ilusamente ganas de rezar para rezar, otros añoran: estabilidad, paz, alegría, confort, bienestar económico, que nadie lo moleste, familia que lo quiera, etc. etc. etc. para entonces sí ser muy buenos y santos.


3º Comience hoy,  inicie por un corazón contrito y humillado [pidiendo perdón a Dios Nuestro Señor en la sagrada confesión], apartarse de todo lo que lo aparta de Dios, fortalecerse con el Santo Rosario piadosamente rezado todos los días, la Santa Misa, la lectura espiritual y sobre todo queridos hermanos: ¡GANAS DE HACER LAS COSAS!, obras vivificadas por el espíritu de Dios, determinación a vencer o morir, hacer las cosas de Dios bien hechas, con una voluntad determinante a mover y remover cuantos problemas y dificultades se presenten en su vida.

"Que se pierda todo, antes que perder a Dios, y que sea disgustado todo el mundo, antes que lo sea Dios." San Alfonso María de Ligorio.

Dios le bendiga


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



Etiquetado:  alimento espiritual

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.