Devoción muy santa para todo buen católico.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Muchos peligros enfrenta el buen católico que quiere y pone los medios para amar y servir a Dios Nuestro Señor en las condiciones particulares que la Divina Providencia lo ha colocado. 

Por lo regular el buen católico está solo, con su buena intención y con la ayuda de Dios. 

Muy santa y piadosa devoción, protección espiritual, cristiana costumbre, llevar pendiente del cuello el Escapulario de Nuestra Señora del Carmen, la Medalla Milagrosa y la Medalla de San Benito, todas en el mismo Escapulario. 

Anotaciones: 

1ª Disposiciones.- La recta y piadosa intención de amar y servir a Dios conforme a nuestras limitaciones y miserias humanas, aprovecharnos de los medios de santificación que la Santa Iglesia pone a nuestro alcance, huir de las ocasiones de pecado y de peligro. 

2ª Devoción.- Compre Usted un Escapulario de Nuestra Señora del Carmen, refuerce el cordón para que no se rompa, una [coser] al Escapulario la Medalla Milagrosa y la de San Benito; llevela con devoción y recta intención. 

3ª Práctica.- Que un sacerdote le imponga y bendiga el Escapulario, la Medalla Milagrosa y de San Benito; procure abstenerse de comer carne los días miércoles y sábado en honor de Nuestra Señora del Carmen. 

Esta práctica piadosa, unida a su Santo Rosario, a su lectura espiritual, a su vida católica, van ayudar mucho a su espiritualidad, haciendo de usted, con la perseverancia y la recta intención, un buen católico heredero de la gloria eterna, por la infinita misericordia de Dios y de su Santa Madre, la Virgen María. 

Dios le bendiga.

Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.