El amor del hombre a Dios.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

El amor del hombre a Dios Nuestro Señor se mide por el cumplimiento de los mandamientos de la ley de Dios. 

Existe un error generalizado entre los católicos sobre el amor a Dios: pensar que el amor es afecto, conmoción [de amor-piedad] en la parte sensitiva y afectiva del organismo humano; otros lo consideran un deseo, movimiento del espíritu o impulso hacia Dios, expresando: amor, entrega, agradecimiento, piedad.

Anotaciones

1.- El amor del hombre a Dios. 

Nuestro Señor Jesucristo enseña la esencia, la consistencia y el fundamento del amor de la criatura a su creador:  "Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él. El que no me ama, no guarda mis palabras." San Juan XIV, 23. 

El amor del hombre a Dios no es sentir bonito, afecto piadoso, lágrimas de entrega o agradecimiento; esos son sentimiento, algo accesorio, que puede o no existir sin alterar la substancia. 

La fe, la verdad revelada y el amor a Dios no son sentimientos, no consiste en la parte sensitiva, afectiva del ser humano; son razones fundadas en la palabra de Dios para creer y obras del hombre que libremente cumple la ley de Dios.


2.- El amor del hombre a Dios explicado por la teología ascética.

"El Dios a quien amamos, es el Dios que nos manifiesta la revelación, el Dios de la Trinidad; le amamos, porque la fe nos lo presenta como infinitamente bueno e infinitamente amable; le amamos con la voluntad perfeccionada por la virtud de la caridad, y ayudada por la gracia actual. NO ES, PUES, UN AMOR DE SENSIBILIDAD; CIERTO QUE EN EL HOMBRE, COMPUESTO DE ALMA Y CUERPO, MÉZCLASE MUCHAS VECES UN ELEMENTO SENSIBLE CON LOS MÁS NOBLES AFECTOS; PERO ESE SENTIMIENTO FALTA ALGUNA VEZ DEL TODO, Y, SEA COMO FUERE, ES ENTERAMENTE ACCESORIO. La esencia del amor consiste en la abnegación, en la voluntad firme de darse por entero, y , si necesario fuere, inmolarse por Dios y por su gloria; en anteponer su voluntad a la nuestra y a la de las criaturas." Ad. Tanquerey, Compendio de Teología Ascética y Mística, Capítulo III, Articulo 2,  § 1. 310. 


3.- La esencia del amor del hombre a Dios. 

Consiste en la inmolación de uno mismo por Dios, es decir: renuncia al desordenado amor de uno mismo para hacer y cumplir en todo la voluntad de Dios. 

Usted es un hombre libre, con decisión o elección para hacer el bien o el mal. Usted acepta y consuma el pecado porque esa es su decisión y su voluntad. 

Usted ama a Dios, cuando Usted renuncia a sus deseos, elecciones que van contra la ley de Dios [pecado]; renuncia para cumplir la voluntad de Dios en Usted, eso es amor a Dios.

"En el estado de naturaleza caída, es para nosotros imposible el amor a Dios, con amor verdadero y efectivo, sin sacrificarnos por Él." Ad. Tanquerey, Compendio de Teología Ascética y Mística, Capítulo III, Articulo 2,  § 2. 321.

¿Y los sentimientos? Son accesorios o accidentales, habrá veces que sienta bonito y otras que se consuma en molestia porque no se hace lo que Usted quiere; pero, a los sentimientos no hay que hacerle mucho caso.


4.- Amor no son palabras ni sentimientos.

Nuestro Señor Jesucristo por amor al Padre Celestial y por amor al hombre se inmoló, se sacrificó, se entregó como cordero al sacrificio, hasta morir crucificado. 

¿Que clase de amor del hombre a Dios es el que no hace caso de los mandatos divinos, o que los cumple cuando lleva gusto? Sencillamente no ama a Dios: "El que no me ama, no guarda mis palabras." Podemos decir que hay quien tiene sentimientos de afecto, pero no amor verdadero a Dios Nuestro Señor. 


5.- Cómo tener amor a Dios. 

Cumpliendo los mandamientos, renunciando a sus caprichos y gustos que van contra la ley de Dios; para lo cual se requieren dos cosas: firme voluntad-resolución por parte de Usted y la gracia de Dios obtenida por el fiel cumplimiento de su santa ley. Lo demás es fantasía, ilusión, o tentación diabolica. 


Dios le bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Etiquetado:  Alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.