El camino de la felicidad.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Queridos hermanos, el camino seguro para la felicidad es el fiel cumplimientos de los santos mandamientos de Dios Nuestro Señor, porque es el motivo y razón de existir del hombre: 'Amar y servir a Dios Nuestro Señor en esta vida, para verle y gozarle en la vida eterna.'

El fin del hombre lo ha puesto Dios en la esencia de la naturaleza humana, no es cuestión de elección o democracia; sencillamente así fué creado por el Autor de la vida.

Cuando el hombre ama a Dios, como Dios quiere ser amado, encuentra la realización de su vida; en la riqueza o en la pobreza, en la enfermedad o en la salud, en la vida larga o corta, en la fama o en la calumnia; si tiene a Dios tiene paz, amor, felicidad causada por la presencia de Dios en el alma.

¿Qué tiene que ver el amor a Dios con el cumplimiento de los mandamientos? El amor que tiene el hombre a Dios no depende o se mide por los afectos [sensaciones o emociones], sino por el cumplimiento de los mandamientos [sienta bonito o no sienta nada]:  "Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él. El que no me ama, no guarda mis palabras." San Juan XIV, 23.

Comentarios

1º Mientras más te alejas de los mandamientos de Dios, mayor es la infelicidad que invade el alma, aunque tenga los deleites y riquezas del mundo, sencillamente porque no te creaste a ti mismo, fuiste creado para Dios. 

"No queráis errar: Dios no puede ser burlado. Porque aquello que sembrare el hombre, eso también segará. Y así el que siembra en su carne, de la carne segará corrupción: mas el que siembra en el espíritu, del espíritu segará vida eterna. No nos cansemos pues de hacer bien: porque a su tiempo segaremos." San Pablo a los Gálatas VI, 7.


2º El pecador no tiene paz, sea cualquier pecado que esté cometiendo lo aparta de Dios, crece un vacío [infelicidad] en su corazón, no le sacian los pecados, termina por perder el sentido de la vida. "No hay paz para los impíos, dice el Señor" Profeta Isaías 57, 21.


3º Qué se puede hacer hoy si uno es muy malo, si uno a tenido la desgracia de cometer muchos pecados ¿Por dónde comenzar? Dios Nuestro Señor infinitamente misericordioso no abandona un corazón contrito y humillado que pide perdón de sus pecados, por lo cual ha de confesarse e iniciar con el piadoso rezo del Santo Rosario todos los días, con la certeza de alcanzar la felicidad eterna si logra perseverar en el Santo Rosario a la Santísima Virgen María.

"Aún cuando os hallaseis en el borde del abismo o tuvieseis ya un pie en el infierno; aunque hubieseis vendido vuestra alma al diablo; aun cuando fueseis un hereje endurecido y obstinado como un demonio, tarde o temprano os convertiréis y os salvaréis, con tal que (lo repito, y notad las palabras y los términos de mi consejo) recéis devotamente todos los días el Santo Rosario hasta la muerte, para conocer la verdad y obtener la contrición y el perdón de vuestros pecados." San Luis María G. de Montfort, El secreto del Rosario.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.