El hombre es bueno si esta unido a Dios.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

El hombre es bueno en la medida que esta unido a Dios Nuestro Señor, las obras del hombre son buenas en la medida que estén vivificadas por la gracia de Dios: "El que está en mí, y yo en él, este lleva mucho fruto: porque sin mí no podeis  hacer nada." San Juan XV, 5.

Nada aprovecha para la eternidad las obras del hombre sin Dios, son obras muertas, por eso no debe deslumbrarse por la aparente bondad de las obras, sino por la gracia de Dios que infunde en las mismas: "Y si distribuyere todos mis bienes en dar de comer a los pobres, y si entregare mi cuerpeara ser quemado, y no tuviere caridad, nada me aprovecha." San Pablo a los Corintios XIII, 3.

Comentarios:


1º Buscar la gloria de Dios.

Buscar en todo la gloria de Dios, el cumplimiento de la santa ley de Dios, la glorificación de la Santa Madre Iglesia, la santificación de las almas. 

Mala señal, cuando uno se sirve de la doctrina de Dios para honrarse y gloriarse a sí mismo, es perversión de la obra de Dios.

"Y hacen todas sus obras por ser vistos de los hombres. Y así ensanchan sus filacterias y extienden sus franjas. Y aman los primeros lugares en las cenas, y las primeras sillas en las sinagogas, y ser saludados en la plaza, que los hombres los llamen Rabí [Maestro]." San Mateo XXIII, 5.


2º El hombre puede servir a Dios o al demonio. 

La perfección, la santidad se encuentra en Dios, no en el hombre. Mal hace uno en glorificar al hombre sobre Dios, en respetar y honrar al hombre cuando se opone a la doctrina de Dios.

“En esto son conocidos los hijos de Dios y los hijos del diablo. Todo aquel que no es justo, no es de Dios, y el que no ama a su hermano: Porque esta es la doctrina que habéis recibido desde el principio, que os améis unos a otros. No, así como Caín, que era del maligno, y mató a su hermano. ¿Y por qué lo mató? Porque sus obras eran malas; y las de su hermano buenas. No extrañéis, hermanos, si os aborrece el mundo.” San Juan III, 10.


3ºSanto Rosario.

Los hijos de Dios rezan el santo Rosario, se santifican en torno a la Santísima Virgen María; los hijos del mundo, de la carne y del demonio combaten abierta o veladamente el Santo Rosario.

"Sólo los libertinos, impíos y espíritus fuertes de estos tiempos se atreven a difamar la Cofradía del Santo Rosario o alejar de ella a los fieles. En verdad que sus lenguas están infectadas con el veneno del infierno y que son movidos por el espíritu maligno." San Luis María G. de Montfort, El secreto del santo Rosario, rosa IX. 

Dios te bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.




Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.