El mundo requiere oración.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

La Iglesia Católica fundada por Nuestro Señor Jesucristo [Dios y hombre verdadero] tiene como fin: la salvación de los hombres mediante la comunicación de los bienes espirituales que Cristo puso en sus manos, a saber: la enseñanza de su sagrada doctrina, el cumplimiento de sus mandamientos y la recepción de los sacramentos. 

Comentarios

1º El camino de Dios.

Se requiere recta intención, deseo de aprovecharse de los bienes espirituales para alcanzar la salvación eterna, de tal suerte que no debemos buscar nuevas doctrinas, exaltarse uno mismos o ponerse como ejemplo; Nuestro Señor Jesucristo es el camino, la verdad y la vida. 


2º La soberbia.

Lo que más daño hace en la Iglesia es la soberbia, el deseo desmedido de nuestra propia excelencia, buscar reconocimientos, trabajar sobre los hombros de los demás, beneficiarse con la buena intención de las personas, buscar en todo y por todo el beneficio personal.


3º El Santo Rosario. 

Urge una santa cruzada piadosa, en silencio, con recta y pura intención de rezar santa, piadosa y atentamente el Santo Rosario de la Bienaventurada Virgen María; poniendo las oraciones en las manos de la Bendita Madre de Dios, sin buscar reconocimientos. 

Rezar despacio, de rodillas, con el santo Rosario entre las manos de preferencia y con su cera encendida; todo sin buscarnos a nosotros mismos, sin hacerle al santo, al bueno, al abnegado. 

"Es preciso rezar el Santo Rosario con modestia; es decir, en cuanto se pueda de rodillas, con las manos juntas y entre ellas el Rosario. No obstante, en caso de enfermedad puede rezarse en la cama; de viaje, puede rezarse caminando; y si, por alguna enfermedad, no se puede estar de rodillas, puede rezarse en pie o sentado." San Luis María G. de Montfort, 'El secreto del Rosario' rosa XLV.

El mundo requiere oración, requiere-súplica el Santo Rosario; no de las multitudes guiadas por la costumbre sin convicción, no, la oración de almas en gracia de Dios [por lo menos con la intención] de implorar la misericordia de Dios Nuestro Señor mediante el Santo Rosario. Así que, comience Usted, si puede con dos o tres personas de buen corazón, en su casa o en la Iglesia, pero perseverar, perseverar en este santo ejercicio. 

Dios le bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.