El mundo y sus compromisos acaban la salud espiritual de un alma.


25 Nov
25Nov


Ave María Purísima, sin pecado original concebida. 


Una de la maneras que los buenos católicos vienen a disminuir en su vida espiritual es por medio del desgaste de las ocupaciones innecesarias, respetos humanos, platicas fatuas, compromisos humanos, que paulatinamente roban tiempo, energía, lucidez que debería emplearse en la purificación de su alma. 

Ocupaciones que propiamente no son malas, pero no necesarias, las cuales impiden el rezo atento del Santo Rosario, lectura espiritual, meditación de las verdades eternas, santa misa, etc. 


Consideraciones 


1º La caridad inicia por uno mismo. Para poder hacer bien a las personas que nos rodean, iniciemos por vivir en gracia de Dios Nuestro Señor, hacer oración atentamente, en la cuál presentar nuestras intenciones a nuestro Padre celestial. 

El católico de buena intención por lo regular no puede decir que no, algunas veces confunde la caridad y la humildad con la torpeza, de tal manera, que suelen abusar de su buen corazón a costa de su vida en paz.


2º El mundo y sus compromisos acaban la salud espiritual de un alma. No hay dinero ni tiempo que alcance; el alma se agota en tanto ver, escuchar, platicar, conocer; al final de la jornada encontramos al católico cansado, frustrado, impotente, agotado material y espiritualmente, no queda bien ni con Dios, ni con el mundo, ni con la gente. 

La vida de hoy es agotadora, desgasta las facultades del alma: tantas cosas que ver, que escuchar, el trafico en las calles, el estrés de la ciudad, la tensión de la inseguridad, los gobiernos anticristianos.


3º Una vida simple según el mundo, es grande para la vida espiritual. Cumplir con sus obligaciones de estado, dedicarse a vivir en paz, con tiempo para su oración, para uno mismo y los que le rodean. 

Un alma que trabaja cristianamente, que reza su santo Rosario y trata de estar en su casa, es bastante lo que hace en medio del mundo actual que acaba con la vida espiritual del buen católico. 


Dios le bendiga.




Ave María Purísima, sin pecado original concebida.




Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.