El objetivo es vivir en gracia de Dios.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


Lo primero que un católico debe buscar en la vida presente es vivir en gracia y amistad con Dios Nuestro Señor, que su alma sea el lugar donde more la Santísima Trinidad: "Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él." Evangelio de San Juan XIV, 23. 

Muchas veces uno se confunde buscando ciertas virtudes, "ser bueno", tener buen carácter, ser amable, tener paciencia, entre otras cosas, muchas veces viviendo en pecado mortal, y no por malicia muchas veces, sino por ignorancia. "Buscad pues primeramente el reino de Dios, y su justicia: y todas estas cosas os serán añadidas" Evangelio de San Mateo VI, 33. 


Consideraciones 



1º  El objetivo es vivir en gracia de Dios Nuestro Señor.- Para entrar en el cielo únicamente se requiere morir en gracia de Dios. "¿qué aprovecha al hombre s ganare todo el mundo, y perdiere su alma?" Evangelio de San Mateo XVI, 26. 

No se pierda el lenguaje falso o con mentira del mundo: ser muy bueno en pecado mortal, familias con valores sin sacramentos, santos sin Dios.



2º  ¿Cómo vivir en gracia de Dios? El hombre por sus propias fuerzas no puede alcanzar esta gracia, de hecho nace en estado de pecado original, para lo cual requiere el santo bautismo. 

Ocupa ser bautizado, profesar la fe de la Santa Madre Iglesia, el sacramento de la Santa Confesión, es decir la absolución sacramental de sus pecador.


3º  Aprender a vivir en gracia de Dios.- A veces parece imposible, pero realmente quien se lo propone y hace lo que esta de su parte con la gracia de Dios alcanzará una vida santa por la perseverancia, la oración y la constancia en sus santos propositos unido a las acciones necesarias para tan gran beneficio. 

Si no puede confesarse cada domingo, cada mes o cada año, es decir lo que este a su alcance, santo Rosario cada día, apartarse de las ocasiones de pecado, el ayuno, la oración permanente, la limosna y poco a poco estudiar sus caídas, y todas las circunstancias que rodean la vida alejada de Dios para aplicar los medios necesarios para vivir en gracia.

 

4º El Santo Rosario de la Santísima Virgen María.- Algunas veces es difícil confesarse cada día o cada semana por falta de sacerdotes, pero puede con la gracia de Dios y su voluntad rezar cada día el Santo Rosario, por ese medio, rezando cada día alcanzará la salvación eterna, es decir: morir en gracia de Dios por la infinita misericordia de Dios por medio de la Bienaventurada Virgen María.

"Aún cuando os hallaseis en el borde del abismo o tuvieseis ya un pie en el infierno; aunque hubieseis vendido vuestra alma al diablo; aun cuando fueseis un hereje endurecido y obstinado como un demonio, tarde o temprano os convertiréis y os salvaréis, con tal que (lo repito, y notad las palabras y los términos de mi consejo) recéis devotamente todos los días el Santo Rosario hasta la muerte, para conocer la verdad y obtener la contrición y el perdón de vuestros pecados." San Luis María G. de Montfort, El secreto del Rosario. 


Dios le bendiga.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.




Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.