¿Es difícil salvarse?


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Para salvar el alma lo primero que se requiere es estar bautizado, tener la verdadera fe católica y cumplir los santos mandamientos de la ley de Dios. 

Algunas almas escrupulosas, tímidas, conciben la salvación eterna como algo muy difícil, tanto que renuncian al camino de santidad. 

Otras almas, temerarias, presumen de que es lo más facil, incluso erroneamente sostienen que todos están practicamente en el cielo. 

Vayamos al punto concreto: ¿Es difícil salvarse?, ¿Que debo hacer para salvar mi alma? 

Anotaciones:


1º ¿Que se necesita para entrar en el cielo?.- Estar bautizado, tener la fe verdadera [doctrina católica], y morir en en gracia y amistad con Dios Nuestro Señor. 

1.1. ¿Aunque haya cometido muchos pecados? Pues, si se ha arrepentido con recta y pura intención, confesado [pudiendolo hacer], Dios le perdona, le concede su amistad y claro que puede entrar en el cielo. 

1.2. El problema es que nadie sabe ni el día ni la hora en que ha de morir, por esto Nuestro Señor nos insiste en que debemos estar preparados, viviendo en gracia y amistad de Dios. 


2º ¿Que debo hacer para salvarme?.- Hay muchos caminos, medios que han empleado los santos, pero, voy a hablar de un medio para entrar en el cielo facilmente: 

2.1. LA DEVOCIÓN A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA. Toda alma cristiana, que acuda a la Santísima Virgen María, con recta intención, arrepentido de sus pecados entrará en el Reino de los Cielos; ¿verdad que es fácil?

3º El Santo Rosario.- La devoción por excelencia a la Santísima Virgen se materializa en el rezo diario del Santo Rosario; procurando rezarlo atenta, piadosa y devotamente [sin prisas y con orden]. Feliz el alma que siga estos humildes consejos, porque tiene el cielo asegurado. 

3.1. "Si todos los pecadores acudieran a María con voluntad de enmendarse, ¿quién podría perderse? Porque sólo se pierde el que no recurre a María Santísima." San Alfonso María de Ligorio, " La devoción a María Santísima", página 12. 

3.2. "Aún cuando os hallaseis en el borde del abismo o tuvieseis ya un pie en el infierno; aunque hubieseis vendido vuestra alma al diablo; aun cuando fueseis un hereje endurecido y obstinado como un demonio, tarde o temprano os convertireis, con tal que  recéis devotamente todos los días el Santo Rosario hasta la muerte." San Luis María G. de Montfort, El Secreto del Rosario. 

3.3. "A Santa Catalina de Sena le fué revelada la verdad que vamos aquí probando. Díjole el Señor: Por mi bondad y reverencia al misterio de la Encarnación, he concedido a María, Madre de mi Unigénito Hijo, la prerrogativa de que ningún pecador, por grande que sea, que se le encomiende devotamente, llegue a ser presa del fuego del infierno." San Alfonso María de Ligorio, "Las Glorias de María", capítulo VIII, 1º.  


Ser devoto de la Santísima Virgen María con el rezo del santo Rosario, pero sin miedos, sin hacer las cosas como a la fuerza; no, con gusto, con amor y devoción a la Reina de Cielos y Tierra, Madre amorosa que siempre cuida de sus hijos, los pecadores arrepentidos que clamamos a Ella. 

Dios te bendiga. 



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.




Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.