¿Es difícil salvarse?


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


Queridos hermanos en la fe católica, muchas almas se afligen sobre manera sobre su salvación eterna a la vista de la miseria humana, la inconsistencia en el bien y la fragilidad ante la tentación; lo cual aprovecha el común enemigo para conducir a la tristeza, desesperación, inactividad espiritual.


¿Es difícil salvarse?


1º El hombre sin la ayuda de Dios [sin fe, sacramentos, gracia] es imposible salvarse, pues nace en estado de pecado original, forzosamente requiere el santo bautismo, la fe verdadera, la frecuencia de los santos sacramentos para fortalecer la fragilidad humana con la gracia de Dios Nuestro Señor en nuestras almas.


2º Hay muchos caminos para la salvación eterna que Dios Nuestro Señor nos ha concedido, ejemplo tenemos en la vida de cada uno de los santos: unos por la inocencia, otros por la penitencia, el trabajo ordinario, la vida sencilla, el matrimonio, el estudio, la vida de oración, etc. etc.


3º Quiero hablar de un medio muy fácil, que es la devoción al Santo Rosario de la Bienaventurada Siempre Virgen María.

Se pide recta intención, deseo de abandonar el pecado y rezar cada día con devoción el Santo Rosario; debo aclarar que el gusto o gozo sentimental no es necesario, pues muchas veces no esta en nuestras manos debido a la fragilidad humana, pero si la recta intención.

3.1.  "Aún cuando os hallaseis en el borde del abismo o tuvieseis ya un pie en el infierno; aunque hubieseis vendido vuestra alma al diablo; aun cuando fueseis un hereje endurecido y obstinado como un demonio, tarde o temprano os convertireis, con tal que recéis devotamente todos los días el Santo Rosario hasta la muerte." San Luis María G. de Montfort, El Secreto del Rosario.

3.2. "Solemnemente afirmamos cuán grande es la esperanza que Nos ponemos en el Santo Rosario para curar los males que afligen a nuestro tiempo. No es con la fuerza, ni con las armas, ni con la potencia humana, sino con el auxilio divino obtenido por medio de la oración". Papa Pío XII, carta Encíclica 'Ingruentium Malorum' del 15 de septiembre de 1951. 

3.3. “El que me sirva, rezando diariamente mi Rosario, recibirá cualquier gracia que me pida.” Primera promesa que la Virgen María reveló al Beato Alano de Rupe. 

3.4.  "La devoción a la Santísima Virgen María es señal de salvación eterna" San Bernardo.

3.5. "Si confío en Vos, ¡oh Madre de Dios!, seré salvo; defendido por Vos, nada temeré; con vuestra protección y auxilio perseguiré y pondré en fuga a mis enemigos, porque vuestra devoción es un arma de salvación que Dios da a aquellos que quiere que se salven". San Juan Damasceno, Serm. De Anun.


Procura hermano pecador, no desanimarte ante la fragilidad humana, evitar la presunción de creerte salvo por sola la misericordia de Dios, recuerda a San Agustín: 'Dios que te creó sin ti, no te salvará sin ti', reza cada día el santo Rosario a la Santísima Virgen María, las gracias se irán manifestando hasta llegar el día feliz de tu tránsito a la gloria eterna. 

Dios te bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.