hacer obras buenas por amor a Dios


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

La religión católica fundada a perpetuidad por Nuestro Señor Jesucristo es el arca de salvación, el camino seguro para entrar en el cielo, tiene la gracia de Dios que distribuye en los sagrados sacramentos, tiene la fe verdadera. 

¿Todos los hombres que pertenecen a la Iglesia Católica  entran en el cielo?, ¿Es suficiente ser católico para salvarse? Desde luego que muchas almas siendo católicos perecen en el infierno, no por defecto de la Religión Católica, sino por falta de las disposiciones en la persona. 

Consideraciones 

No es suficiente creer en la verdades eternas, es indispensable la voluntad para hacer lo que Dios Nuestro Señor quiere de cada uno de nosotros, debemos esforzarnos por tener obras que concuerden con nuestra fe católica; son las obras y no las palabras [sin obras] las que hablan que hay en el corazón de cada persona. 

"Este pueblo con los labios me honra: más el corazón de ellos lejos está de mí. Y en vano me honran, enseñando doctrinas, y mandamientos de hombres" San Mateo XV, 8.


No es la obra por la obra lo que vivifica o santifica a la persona, es la obra unida al espíritu o intención lo que santifica y agrada a Dios Nuestro Señor. Tener el cuidado de no conformarse con rezar o asistir a la Santa Misa, sino poner especial cuidado en el espíritu o intención que anima la obra. 

"Y así cuando haces limosna, no hagas tocar la trompeta delante de ti, como los hipócritas hacen en las sinagogas, y en las calles, para ser honrados de los hombres." San Mateo VI, 2.


Queridos hermanos, tener recta intención de agradar a Dios Nuestro Señor en cada una de nuestras obras, aún la más sencilla como dar un vaso con agua, una sonrisa, limosna, oración, buen ejemplo, etc. buscando no el reconocimiento personal, ni el sentirnos bien, simplemente por amor a Dios, porque Dios es bueno y aspiramos a vivir eternamente con Dios. 

"Y cualquiera que os diere a beber un vaso de agua en mi nombre, porque sois de Cristo: en verdad os digo, que no perderá su galardón." San Marcos IX, 40. 


Procura hacer obras buenas por amor a Dios, no por intereses humanos.

Dios te bendiga


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.