Invocación al Espíritu Santo.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Ven, ¡oh Espíritu Santo! Llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor.

V. Envía, Señor, tu Espíritu y todo será creado.

R. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos 

¡Oh Dios, que enseñaste los corazones de los fieles con la ilustración del Espíritu Santo! Concédenos que, animados por el mismo Espíritu, gustemos la dulzura de la virtud y gocemos siempre de sus divinos consuelos. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.