La estrategia del demonio con los nobles católicos.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Queridos hermanos, la verdad incomoda pero es un gran bien para quienes aman a Dios:  el demonio quiere condenarnos en el infierno, en la práctica: que seamos completamente inútiles en orden a la salvación de nuestras almas e inútiles para conocer el poder que extiende sobre la tierra; y lo peor,  que pensemos que somos buenos…

 “El hombre es criado para alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Señor, y mediante esto salvar su ánima”. Ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola, Principio y fundamento.

El demonio revestido de aparente bondad, "santidad" nos llama, nos entretiene en cosas intrascendentes, nos hace perder tiempo, nos aparta de la oración, nos hace amar todo menos Dios, nos tiende mil tentaciones para pecar, nos esclaviza y finalmente exige culto de adoración; todo insensiblemente, como eslabones que llevan paulatinamente a la condenación eterna.


El demonio tiene un fin muy claro, definido: "Ningún otro deseo tiene el demonio, ningún otro negocio, ningún otro empeño que perder nuestra alma”. San Bernardo. 

Se vale de todas las artimañas, mentiras, conjuros, maleficios, tentaciones, boberías, con tal de lograr su objetivo: la condenación eterna.

“La simulación y la mentira son los medios de los que no puede prescindir y constituyen toda su táctica de combate.”  Pbro. María Eugenio del Niño Jesús,Quiero ver a Dios, página 121. 

El enemigo común nos distrae, nos hace creer que somos buenos, inteligentes, reviste el mal de bondad; utiliza nuestra propia carne, las fantasías, las ilusiones y sobre todo, lo que suele utilizar más: los razonamientos completamente humanos. con la intención de apartarnos de la oración, de la gracia y amistad de Dios Nuestro Señor, engendrando en el alma muy discretamente una fortaleza en los sentimientos o en los estados anímicos del momento.


4º El Santo Rosario, rezado cada día piadosamente de rodillas [al menos una parte con una cera encendida ante la imagen de la Madre de Dios] es un medio eficaz y contundente contra Satanás, usando del piadoso Rosario con recta intención y con perseverancia.

4.1. "Si todos los pecadores acudieran a María con voluntad de enmendarse, ¿quién podría perderse? Porque sólo se pierde el que no recurre a María Santísima." San Alfonso María de Ligorio, " La devoción a María Santísima", página 12. 

4.2. "La Santísima Virgen reveló al Beato Alano que, tan pronto como Santo Domingo predicó el Rosario, los pecadores empedernidos se convirtieron y lloraron amargamente sus crímenes, los mismos niños hicieron penitencias increíbles."San Luis María G. de Montfort. El Secreto del Santo Rosario, rosa XXVII. 

4.3.  "Tiemblan los malignos sólo de oír su nombre sacrosanto; y como caen los hombres a tierra cuando un rayo da cerca de ellos, así los demonios quedan aterrados al oír el nombre de María". San Alfonso María de Ligorio, 'Las glorias de María', capítulo IV.

4.4. "Aún cuando os hallaseis en el borde del abismo o tuvieseis ya un pie en el infierno; aunque hubieseis vendido vuestra alma al diablo; aun cuando fueseis un hereje endurecido y obstinado como un demonio, tarde o temprano os convirtiéreis, con tal que recéis devotamente todos los días el Santo Rosario hasta la muerte." San Luis María G. de Montfort, en su obra "El Secreto del Rosario".


Dios te bendiga.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.