La tibieza espiritual es una enfermedad muy peligrosa.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

La tibieza espiritual es una enfermedad muy peligrosa para la salud del alma, contagiosa, con graves daños para las comunidades.

Debemos conocerla para precavernos, tomar las medidas necesaria haciendo lo que es de nuestra parte. 

La tibieza espiritual es una relajación del espíritu, que va parando las energías de la voluntad; tiene dos causas principales: una alimentación espiritual deficiente [rutina, aburrimiento, flojera, tedio], y algún germen morboso de lujuria, soberbia y codicia. 


Caracteristicas de la tibieza espiritual


1º Pereza en el trabajo espiritual.

1.1. Querer no ser ni santo ni pecador, estar donde está, que nadie lo moleste; cuando lleve gusto hará oración, una obra buena o lo que su gusto le pida.

1.2. Dejar con frecuencia las practicas piadosas y de obligación [misa los domingos] por pereza o cualquier otro pretexto. 

1.3. Mira con aparente indiferencia [en el fondo con cierto coraje] las cosas de Dios, con horror la mortificación [ayuno, abstinencia de carne, penitencias], como imposible la vida de santidad. 

1.4. Suele exaltar la bondad y misericordia de Dios, de tal forma que se sienta tranquilo en su mala vida, con el falso pensamiento que Dios es tan bueno que se ha de salvar si hacer nada. 


2º Desorden de vida.

2.1. Vivir sin ninguna regla o método de vida católica. Reza cuando lleva gusto, cuando gusta una oración, al día siguiente o en unas semanas otras oraciones. 

2.2. Ve las oraciones y sobre todo el Santo Rosario como una carga pesada [difícil de cumplir], hacerlo como por fuerza.

2.3. Evadir toda responsabilidad bajo algun piadoso motivo.


3º Vida sin sentido.

3.1. Deseo de complacer todos sus caprichos, antojos, fantasías; en consecuencia horror a la mortificación, a estar de rodillas, a ser reprendido. 

3.2. Todo le aburre, le da melancolía, nada le llena, nada le satisface, todo tiene un 'pero'.

3.4. Una vida sin ideales, sin metas, sin objetivos, esperando que ocurra un milagro para satisfacer sus deseos. 

3.5. Si es de temperamento activo, por lo regular hace muchas cosas mal hechas, sin terminar, estar en todo y en nada, disipado en cuestiones intrascendentes.


4º Amistades. 

4.1. Huye de las personas realmente piadosas, trabajadores en la obra de Dios, suele alabarlos y criticarlos descaradamente [siente coraje contra ellas, porque su manera de vivir es un reclamo a su tibieza espiritual].

4.2. Le agradan las pláticas fatuas, largas para pasar el rato [sin ningún provecho], gusta de las amistades paganas que no le exijan ni señalen ningún error.


5º Estudio. 

5.1. Huyen de todo estudio serio, metódico, sistemático que consiste en la verdad católica, en el magisterio inerrante de la Iglesia.

5.2. Gusta de estudios que satisfagan su curiosidad, que le proporcionen elementos para justificar su tibieza. 

5.3. Le agradan las fantasías, los estudios frívolos, las historias de algunos pecadores que se han salvado sin hacer nada.

5.4. Humanizan el Evangelio [quitar lo divino], dudan de los dogmas católicos; los consideran como una enseñanza de los sacerdotes no de Dios.


6º En la Iglesia. 

6.1. Tienden a la relajación, a hermanar o unir al mundo con Dios, a tener por exagerada la disciplina [el orden, las reglas o costumbres santas.]

6.2. Son partidarios del liberalismo que les permita hacer lo que ellos quieren, asistir a la santa misa cuando lleva gusto; nada de obligación, donde no hay buenos ni malos, todos son hermanos. 

6.3. Muy hábiles a criticar a los sacerdotes, justificándose en el fondo su tibieza espiritual. 

6.4. Suelen decir que el orden y la disciplina era en los monasterios o casas de oración, pero ahora las cosas ya cambiaron y hay que agradar a la gente, no hay que ser tan exigentes.

6.5. Algunos más hábiles, con el pretexto de que quieren más orden, un sacerdote santo y disciplina se apartan de la Iglesia, de la oración y de las practicas de piedad lentamente. 


7º Su conciencia. 

7.1. Justifican sus pecados, se conforman y se creen buenos con no matar, no robar. 

7.2. Sus Pecados mortales, los consideran veniales o normales [todos pecan, eso ya no es pecado]. 

7.3. Se cree virtuoso porque ve más faltas en los demás [por lo menos no hago daño a nadie]. 

7.4. Fundado en su mala conciencia, confiado en sus pocas devociones y obras piadosas que practica, se considera rico en buenas obras y merecedor del cielo.

7.5. Desarrollan insensiblemente tres pecados principales: la  impureza, la soberbia y la codicia; todas tres, justificadas por la prudencia humana y una falsa humildad. 


¿Cómo salir de la tibieza espiritual?

1ª Implorar la gracia a Dios Nuestro Señor.- Pedirle a Dios con todas las fuerzas de su corazón perdón, la voluntad para cambiar de vida, el coraje para perseverar y vencerse a uno mismo.

2ªAcudir a un sabio confesor.- Abrir su corazón, decir la verdad abiertamente, recibir los consejos santos y seguirlos con energía y constancia.

Tenga por costumbre no justificarse, no quejarse, no echarle la culpa a nadie y no poner pretextos para no hacer las cosas bien hechas.

3ª El santo Rosario.- Con santa energía rezar todos los días a la misma hora el Santo Rosario, [despacio, de rodillas, con atención y devoción] pidiendo la gracia de salir de tan lastimoso estado. 


Dios Nuestro Señor se digne bendecir y tocar tu corazón, que con la gracia de Dios, con el poder de la Santísima Virgen María puedas llevar una vida grata, santa y valerosa para mayor honra y gloria de Dios. 

Dios te bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.




Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.