Las caídas y las recaídas en la vida del hombre.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


Queridos hermanos, la vida de gracia y amistad con Dios Nuestro Señor es fuente de paz, santidad, felicidad espiritual; muy al margen de los problemas humanos, de las circunstancias y situaciones particulares de cada alma. 

Algunas almas se desconciertan cuando se han arrepentido con todas las fuerzas de su corazón de algunos pecados vergonzosos, han hecho un propósito muy firme de cambiar de vida... ¿qué sucede? al tiempo vuelven a cometer algún error [en algunos casos], las almas se afligen tanto, se llenan de confusión, espanto y se desconciertan. 

Hermano pecador, debe arrepentirse de todo corazón, evitar las ocasiones de pecado, seguir los consejos de su confesor, pero nunca olvide su condición de humano inclinado al pecado. 

De ninguna manera quiero autorizar el pecado, Dios me libre, ni hacerlo ver como normal, no, porque es una gravísima ofensa a Dios Nuestro Señor, y es suficiente uno solo en materia grave, para condenarnos al infierno, si no hay un arrepentimiento sincero [antes de morir]. 

A lo que voy, es que, no debe desconcertarse el alma que pretende cambiar de vida ante las caídas y posibles recaídas, ya que ante esta situación, muchos abandonan la vida de santidad y se entregan a la mediocridad espiritual, creyendo que no nacieron para ello. 

"¡Oh, cuánta es la flaqueza humana, que siempre está inclinada a los vicios! 

Hoy confiesas tus pecados, y mañana vuelves a cometer lo confesado. Ahora propones de guardarte, y de aquí a una hora obras como si nada hubieras propuesto. 

Con mucha razón, podemos, humillarnos y no sentir de nosotros cosa grande pues somos tan flacos y tan mudables. Presto se pierde por descuido lo que con mucho trabajo y dificultosamente se ganó por gracia." Imitación de Cristo, I, 22. 

Anotaciones

La naturaleza humana es débil, miserable e inclinada al pecado, por lo cual debe tener mucha paciencia, cuidado y muchísima confianza en la gracia de Dios Nuestro Señor, quien tiene el poder y el querer para sostener un alma en su amor y amistad. 

2º No confié en usted, sino en Dios Nuestro Señor, quien todo lo puede, pero es necesario ser humilde, no soberbio ni creer que usted es el bueno y el santo porque hace no se cuantas devociones. Es Dios quien da su gracia a quien quiere. 

Decía Santa Teresa de Jesús: "Teresa con Jesús todo lo puede, Teresa sin Jesús no puede nada." 

Recta intención, tranquilidad [no angustias, ni carreras por la perfección personal], con la gracia de Dios, con su esfuerzo personal y sobre todo con la mediación de la Santísima Virgen María, por el Santo Rosario, llegará a dominar sus faltas, a vivir sin pecado, pero... paciencia, mucha paciencia, perseverancia y buena voluntad. 

Dios le bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.