Las prisas y el activismo ruina de la santidad.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Existen dos errores frecuentes en la vida espiritual de nuestros días, a saber: las prisas en las cosas de Dios y el activismo. 

El fin del hombre en este mundo es amar y servir a Dios Nuestro Señor, para verle y gozarle eternamente; Amar y servir a Dios en el cumplimiento de los santos mandamientos, en la guarda de su santa doctrina, en el cumplimiento de las obligaciones de estado; hacer esto con recta intención [por amor a Dios] es una señal evidente de santidad de vida. 

El mundo, el demonio y la carne, entorpecen [confunden] la santidad de vida de diferentes maneras.

Anotaciones

1º Las prisas en las cosas de Dios.- Hacer las cosas bien hechas, con el tiempo que sea necesario: Santo Rosario, lectura espiritual, meditación, Santa Misa; atendiendo a lo que se está haciendo [no estar pensando en la actividad siguiente]. Porque de ese ajetreo [prisas, nervios, gritos, tensiones] en las cosas de Dios son una verdadera calamidad, ruina de la gracia de Dios, sencillamente se hacen las cosas mal hechas.

"Entre los católicos, QUE LLEVAN EL SIGNO DE LA REPROBACIÓN no se cuidan a penas del Rosario, son negligentes en rezarlo o lo rezan con fastidio y precipitadamente." San Luis María G. de Montfort, El secreto del Santo Rosario, rosa XVII. 

"Una sola Avemaría bien dicha tiene más merito que ciento cincuenta mal dichas." San Luis María G. de Montfort, El secreto del Santo Rosario, rosa XLI. 

2º El activismo ruina de la santidad.- Es una tentación del demonio creer que el que el mucho hacer es señal de santidad, materializado a la vida espiritual encontramos el alma en muchas cofradías, grupos de Iglesia, obras de caridad, de beneficencia, de apostolado, etc. etc. etc. Creyendo que es sinónimo de santidad. Normalmente estas personas con el piadoso pretexto de que están en muchas ocupaciones, no hacen las cosas bien hechas; algunas veces, salvo honrosas excepciones, es un disfraz, como no tiene la capacidad de hacer las cosas bien hechas de principio a fin, las hacen 'al hay se va, a como salga, es que con las prisas....etc' y tenemos obras mal hechas.

3º Calma mis queridos hermanos.- No se trata de hacer mucho ni de estar en muchas partes a la vez, con el piadoso motivo de que no hay quien las haga: "Martha, Martha, muy cuidadosa estás, y en muchas cosas te fatigas. En verdad una sola es necesaria. María ha escogido la mejor parte, que no le será quitada." San Lucas X, 41.

Ocuparse en el principal negocio de la salvación eterna de nuestra alma, y escuchar y meditar la palabra de Dios: ocuparse en el Sumo Bien, y de los medios para llegar a él.

4º Rezar el Santo Rosario.- Con la preparación necesaria, primero se va a tranquilizar [mente, alma y cuerpo], descansar un poco si es necesario, un cuerpo aseado y vestido modestamente, un lugar limpio, en silencio y piadoso. Entonces iniciamos el Santo Rosario sin prisas, [apagamos el telefono] ofreciendole a Dios ese momento de oración. 

Que nos han faltado muchas cosas por hacer, bueno pues que esperen, la más importante: rezar el Santo Rosario, se ha hecho bien, Bendito sea Dios. 

Dios te bendiga.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.