Lo determinante hoy son las disposiciones del alma.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


Lo importante queridos hermanos, son las disposiciones del alma en este preciso momento, más que el lugar que halla logrado y los éxitos cosechados en el pasado. 

Celestial era el lugar que ocupó Luzbel desde el cual se precipitó en lo más profundo del infierno, grande el sagrado recinto del paraíso donde pecaron nuestros primeros padres por sugestión del enemigo común, santos integraban el Colegio Apostólico y uno de ellos traicionó a Nuestro Señor Jesucristo. 

Comentarios

1º Si te encuentras en lugar de virtud, santidad y amistad con Dios Nuestro Señor, cuida de conservarte en humildad para no vengas a ser desterrado por la soberbia, orgullo y vanidad del lugar actual; "Y así el que piensa, que está en pie, mire no caiga." Corintios X, 12.


2º Si eres muy malo, pecador consuetudinario, no sea tentación del demonio para impedir tu ascenso al camino de santidad por el arrepentimiento, - "A los que perdonareis los pecados, perdonados le son." San Juan XX, 23 - la humildad y la devoción verdadera a la Santísima Virgen María.


3º Independientemente del lugar espiritual en que te encuentres, la diferencia está en las disposiciones del alma, Dimas 'el venturoso ladrón' tocado por la gracia cuando era castigado por la justicia humana alcanzó la santificación de su alma: "Y decía a Jesús: Señor, acuérdate de mí, cuando vinieres a tu reino. Y Jesús le dijo: En verdad te digo, que hoy serás conmigo en el paraíso." San Lucas XXIII, 42.



Queridos hermanos, que los éxitos del pasado no provoquen una confianza humana [seguridad de mundo que parte del amor propio], que los pecados no impidan el arrepentimiento sincero; en síntesis: rezar el santo Rosario todos los días como la Santísima Virgen María lo pide para santificación de nuestra alma, y para la mayor honra y gloria de Dios Nuestro Señor. 

"Aún cuando os hallaseis en el borde del abismo o tuvieseis ya un pie en el infierno; aunque hubieseis vendido vuestra alma al diablo; aun cuando fueseis un hereje endurecido y obstinado como un demonio, tarde o temprano os convertireis, con tal que  recéis devotamente todos los días el Santo Rosario hasta la muerte." San Luis María G. de Montfort, El Secreto del Rosario.Dios le bendiga.


Dios te bendiga.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.