Los fracasos son un verdadero regalo de Dios.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



Alma que has pecado, que has cometido muchos errores, no te desalientes ni entres en la tristeza de la pusilanimidad. ¡Éste es tu momento! 

Ante los fracasos, las derrotas y los pecados evidentes las almas se derrumban, se frustran y creen que son lo peor del mundo, que son aborrecidos de Dios. 

Los fracasos son un verdadero regalo de Dios, son los momentos donde el alma puede ver en verdad lo miserable de esta vida, lo frágil de las amistades, lo voluble de la naturaleza humana, y la GRANDEZA DEL AMOR DE DIOS NUESTRO SEÑOR. 

"Maestro, esta mujer ha sido ahora sorprendida en adulterio? y Moisés nos mandó en la ley apedrear a estas tales. Pero tú ¿qué dices? Y esto lo decían tentándole, para poderle acusar. Mas Jesús inclinado hacia abajo, escribió con el dedo en la tierra. Y como porfiasen en preguntarle, se enderezó, y les dijo: El que entre vosotros esté sin pecado, tire contra ella la piedra... vete y no peques más." Evangelio de San Juan VIII, 4. 


Consideraciones 


1º Los fracasos son un regalo de Dios, escuela de humildad y señal de retorno a Dios Nuestro Señor, es el momento, es la señal de ir con el Padre bueno y misericordioso que espera para perdonar y bendecir, para animar a una vida nueva. Benditos fracasos que nos enseñan el camino de Dios. 


2º Se debe construir y trabajar con la gracia de Dios Nuestro Señor, ¿De qué sirve llorar, lamentarse y autoflagelarse? ¡Se debe trabajar! Claro que somos pecadores, pero tenemos inteligencia, voluntad y sobre todo la bendita mano de Dios que nos ama infinitamente. 


3º El pecado es el origen de todos los males: la paga del pecado es la muerte... Dónde hay pecado hay problemas, tristezas y miserias. Despierta y cuidate de no pecar, todo menos pecar, levántate con energía, con entusiasmo y con mucha confianza en Dios Nuestro Señor.


4º El Santo Rosario es el camino seguro de salvación eterna, pide la gracia de rezar cada día a la Santísima Virgen María el Santo Rosario, cada día prepararás tu lugar en el cielo y se confirmará tu victoria en la tierra. ¡Ánimo! a trabajar.

"Si todos los pecadores acudieran a María con voluntad de enmendarse, ¿quién podría perderse? Porque sólo se pierde el que no recurre a María Santísima." San Alfonso María de Ligorio, " La devoción a María Santísima", página 12.




Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.