No desanimarse ante la miseria humana.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Muchas almas se entregan a Dios mediante la oración, la asistencia a la santa Misa, la frecuencia de los sacramentos, un poco de lectura espiritual entre otras cosas pensando que todo será felicidad, dulzura, alegría espiritual, gozo, amor ferviente a Dios Nuestro Señor. 

¿Qué sucede? 

1º Habrá problemas, pecados y enemistades. El ser humano en la fe verdadera está sujeto a la naturaleza humana; a la fragilidad, cambios y altibajos propios del hombre que vive en combate permanente por la salvación eterna de su alma; por lo cual no debe desanimarse cuando vea la realidad que no era como se la pudo haber imaginado, habrá emboscadas del común enemigo, tentaciones, caídas, descuidos, etc. etc.

2º El buen soldado se prueba en batalla. Dios Nuestro Señor prueba a sus hijos en la tribulación, para mayor mérito de las almas, para purificar el amor propio [muy natural al hombre], para apartarlo de sus gustos personales y de los goces del mundo. 

"Tomad , hermanos, por ejemplo del fin que tiene la aflicción, el trabajo, y la paciencia, a los profetas, que hablaron en el nombre del Señor. Ved que tenemos por bienaventurados a los que sufrieron. Oísteis el sufrimiento de Job, y visteis el fin del Señor, porque el Señor es misericordioso, y piadoso." Epístola del Apóstol Santiago V, 10.

3º Si quieres servir al Señor prepárate para la guerra. Una vida llena de Dios, es amor a la Cruz de cada día, a la tribulación, a la incomprensión; pero al fin llevará su recompensa: la gloria eterna. 


Dios te bendiga.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.