No esperes a confesarte para portarte bien.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

El católico de buena intención cuando se confiesa, que en algunos casos no es muy frecuente, se porta bien [me refiero tratar de no cometer pecado], lo cual dura algunos días, y una vez cometido el primer pecado mortal por descuido, falta de precaución o debilidad; pierde por completo su piadoso deseo de no pecar y empieza aceleradamente a llenarse de pecados, como diciendo: al fin estoy en pecado mortal. 

Debemos tener un poco más de cuidado, pues es tentación diabólica, porque se llena de pecados con una facilidad, su alma se entristece, abandona la oración, se aleja de los sacramentos pensando que es muy malo, que Dios no lo quiere o se avergüenza de él, trayendo grave daño para la salud del alma. 

Comentarios


1º Mediocridad espiritual en el intelecto.

La ocasión del pecado esta en su mismo celular, una facilidad extraordinaria para encontrar en segundos doctrinas heréticas, videos anticristianos, conjuros diabólicos, pecados impuros, etc. 

Se necesitan católicos despiertos, muy ágiles [diestros] para recuperar la gracia lo antes posible, y en el momento, un arrepentimiento sincero; lamentablemente el católico se ha pasmado, [con honrosas excepciones] espera semanas o meses a confesarse: eso es señal de muerte, han envenenado su cerebro con la idea de que es muy malo, de que es imposible vivir en gracia de Dios, lo cual provoca una mediocridad espiritual en el intelecto, pues lo han convencido de que no se puede vivir en gracia. 

¡Vaya tentación diabólica!, ha llegado a prevalecer la idea de que lo normal es vivir en pecado, lo extraordinario en gracia de Dios, solución: esperar la muerte  o la ancianidad para no cometer pecado. 


2º Realidad. 

La fe se pierde en todas partes, debido a una educación oficial anticristiana [en algunos países obligatoria], es decir: la mente de los niños, jóvenes y profesionistas son educados, formados y titulados en un sistema educativo que de raíz: niega la existencia de Dios, la potestad de la Santa Iglesia, los mandamientos, la doctrina católica. 

Sumado a esta catastrófica calamidad, diabólicamente extendida en el universo, se enseña el error como verdad, se miente al enseñar la historia, se oficializa las teorías sin sustento científico [locuras] sobre la creación del mundo, sobre el fin del hombre, sobre la verdad, el error y la mentira. 

Lleva como consecuencia gobiernos y constituciones anticristianos, la legalización social gubernamental del pecado [aborto, divorcio, derechos de todos menos de Dios]. 

Además de la caterva de errores que conlleva el atropello de los derechos de Dios, de la Santa Iglesia y de la verdad: la corrupción total.


3º Que hay que hacer. 

Primero.- Tener la prioridad de salvar su alma, pase lo que pase, no se confunda ni se pierda en esta babilonia de Satanás donde el error esta en el lugar de la verdad. 

Segundo.- Debe rezarse con mayor esmero, atención, piedad el Santo Rosario, medio seguro de salvación eterna por la intercesión de la Santísima Virgen María. 

Tercero.- Católicos ¡despiertos!, con cerebro, que no piensen con las mayorías, con las ideas sociales anticristianos, no esperen tener todo a favor para mover un dedo. 

Cuarto.- Conocer la estrategia de Satanás, a saber: destruir la fe en el intelecto del católico, oficializar el pecado en la sociedad, encadenar la voluntad, perseguir silenciosamente los verdaderos hijos de la Santa Madre Iglesia Católica, mantener a todos sumamente ocupados [desgastarlos] para que no tengan tiempo para Dios y así condenar sus almas al infierno. 


Tiempo es de pensar, reflexionar y tomar muy en serio nuestra salvación eterna, con el medio más fácil, practico y al alcance de todos: REZAR EL SANTO ROSARIO TODOS LOS DÍAS. 

Dios te bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.