No hay tiempo para Dios


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

El hombre debe precaverse del amor que mata y del activismo del mundo que nunca tiene tiempo para Dios. 

El amor a nuestra propia excelencia, el super yo: yo soy bueno, mejor que los demás; buscando en todo mi provecho, mis intereses... el alma se consume en la soberbia.

El mundo nos lleva a la calle, al activismo: prisas, compras, ocupaciones, desgaste, preocupaciones... se acaba el alma. 

¿Que paz puede encontrar en estos grandes peligros?, no hay tiempo para Dios, y el poco tiempo que le ofrecemos en la oración es para buscarnos a nosotros mismos... 

Comentarios

1º ¿A dónde vas? 

¿Te has preguntado qué es lo que quieres con tu vida?, ¿exactamente que quieres?... Lo usual es querer disfrutar del mundo y ser bueno, salvar su alma; es una quimera, el mundo lleva un camino distinto al de Dios, tu debes elegir por cual camino quieres ir. 


2º La decepción de vivir. 

Creer en las máximas del mundo, desgastarse en trabajar en ese activismo que no tiene fin, llevando como anzuelo o carnada la exaltación del super yo, del amor a su propia excelencia; al final llega la decepción de la vida, el agotamiento del cuerpo y la ausencia de Dios en un corazón que busca en todo el provecho personal... Recorrió un camino que te aparta de Dios.


3º Vida en Dios.

Soledad, silencio, oración... el alma es fuerte en Dios, en la verdad, en la humildad, en el trabajo [no como fin, sino como medio de santificación]. 

El mundo siempre tiene prisas y oportunidades que encadenan el alma con los préstamos, con el que dirán, con sus ilusiones. 

Dale un descanso a tu agotada alma, un poco de oración sin prisas, lectura espiritual para encontrar a Dios [no para saciar el apetito de saber], arrepentimiento sincero de mis pecados, Santo Rosario. 

El alma no quiere vacaciones, el alma quiere paz, la paz que sólo Dios Nuestro Señor puede dar. 


Dios te bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.