No te apachurres alma católica.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


Queridos hermanos, muchísimos casos existen de almas tristes, que han pasado cosas muy malas, víctimas de injusticias y se han quedado como muertos en vida, traumados y amargados. 

Yo te invito hoy a despertar, a sacudirte la muerte del alma, la pesadez y los mil recuerdos del pasado que te tienen atado a una situación que ya no es, en el único lugar donde se encuentran es en tu mente, en tu hígado y en tu corazón. 


Consideraciones 


1º Lo pasado en este momento no existe, lo que te pudo haber sucedido, las peores desgracias, calamidades e injusticias tiralas a la basura, rompe esas cadenas con el perdón y ubíquese, ¡No viva en el pasado!, suelte ese muerto que trae encima, deje de sufrir y dejale esas cosas a Dios Nuestro Señor. 


2º Ocúpese en salvar su alma, en rezar con fe y determinación el Santo Rosario, en partirse el alma trabajando material y espiritualmente; esa es la mejor terapia para olvidarse de un monstruo que usted alimenta con el recuerdo del pasado. Por algo lo permitió Dios Nuestro Señor, y su mérito tendrá después de la muerte, así que hoy: ¡despierte! trabaje con entusiasmo y con mucha inteligencia, porque hombres malos siempre van a existir. 


3º No sea pesimista, no se haga el ofendido, la víctima, el pobrecito de mí, no vea todo color de negro, no imagine el futuro más espantoso y terrible, porque eso es imagen de un alma traumada, con falta de confianza en Dios Nuestro Señor. 

Esas almas que permanecen siempre echando la culpa al pasado, al presente y al futuro, son una verdadera mediocridad, una peste, un cáncer que termina por infectar cuanto hay a su alrededor. 


Dios le bendiga y póngase a trabajar.




Ave María Purísima, sin pecado original concebida.




Etiquetado:  Alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.