No te desanimen tus errores, ¡ levantate !


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Queridos hermanos católicos, no te desanimen la multitud de tus pecados, descuidos y errores que hayas cometido en tu vida; sacar de ellos el provecho de conocer lo miserable que somos, los frágiles, quebradizos que somos cuando nos apartamos de Dios Nuestro Señor.

Sirvanos las caídas, los errores para desconfiar de nosotros, para fundarnos en la santa virtud de la humildad: Es de humanos pecar, de santos levantarse.

Con la gracia de Dios, corrige tu vida, empezando por recobrar la santa amistad con Dios Nuestro Señor, mediante el sacramento de la penitencia, proponiendo la enmienda de tu vida y aborreciendo de corazón los pecados con que hemos ofendido a Nuestro Señor Jesucristo.

Te aconsejo humildemente, la verdadera devoción a la Santísima Virgen María, materializada en el rezo piadoso del santo Rosario todos los día de tu vida.

Si tu rezas el Santo Rosario con devoción, con recta intención, con deseos de cambiar de vida y apartarte del pecado, la Santísima Virgen te ayudará con su gracia para que pronto tengas fuerza para llevar una vida de pureza de conciencia. 

Sentencias importantes:

"Pues bien, repetimos, afirmamos y proclamamos que tenemos cifradas nuestras mejores esperanzas en merecer por el rezo del Santo Rosario los auxilios que necesitamos" Papa León XIII, Encíclica: "Iucunda Semper", Septiembre 8 de 1894.

"Aún cuando os hallaseis en el borde del abismo o tuvieseis ya un pie en el infierno; aunque hubieseis vendido vuestra alma al diablo; aun cuando fueseis un hereje endurecido y obstinado como un demonio, tarde o temprano os convertireis, con tal que  recéis devotamente todos los días el Santo Rosario hasta la muerte." San Luis María G. de Montfort, El Secreto del Rosario.

“Si confío en Vos, ¡oh Madre de Dios!, seré salvo; defendido por Vos, nada temeré; con vuestra protección y auxilio perseguiré y pondré en fuga a mis enemigos, porque vuestra devoción es un arma de salvación que Dios da a aquellos que quiere que se salven”. San Juan Damasceno, Serm. De Anun.


Ánimo, a rezar santamente el santo Rosario, a vivir con alegría y muchísima confianza en el poder de la Bienaventurada Siempre Virgen María.

Dios te bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.