No te desanimes pecador. ¡Ánimo!


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Hermano pecador, no te desanimes en tu camino hacia la santidad, aún cuando por tu debilidad tengas mil caídas cada día, recuerda que Dios Nuestro Señor busca no la muerte del pecador, sino que se arrepienta y tenga vida eterna. 

Es de humanos pecar, pero de héroes levantarse.

Que fácil decir: soy pecador, así nací y no voy a cambiar: eso es mediocridad, pusilanimidad y un grandísimo fondo de soberbia, de pereza. 

Consideraciones 

1º El hombre nace en pecado original, por eso debe bautizarse y ayudarse de la gracia de Dios para alcanzar la salvación eterna. 

2º Pecar es propio del ser humano, pero luchar, echarle ganas, es propio de santos, de héroes, de gente de valor que a base de trabajo y constancia a conquistado el reino de los cielos. 

3º No te desanimes hermano pecador, con el favor de Dios y de la Santísima Virgen María, si luchas todos los días [aunque cada día tengas mil caídas por debilidad] tarde que temprano alcanzarás la salvación eterna por la intercesión y poder sin igual de la bendita Madre de Dios.

3.1. "Si todos los pecadores acudieran a María con voluntad de enmendarse, ¿quién podría perderse? Porque sólo se pierde el que no recurre a María Santísima." San Alfonso María de Ligorio, " La devoción a María Santísima", página 12. 

3.2  "Aun cuando os hallaseis en el borde del abismo o tuvieseis ya un pie en el infierno; aunque hubieseis vendido vuestra alma al diablo; aun cuando fueseis un hereje endurecido y obstinado como un demonio, tarde o temprano os convertiréis y os salvaréis, con tal que (lo repito, y notad las palabras y los términos de mi consejo) recéis devotamente todos los días el Santo Rosario hasta la muerte, para conocer la verdad y obtener la contrición y el perdón de vuestros pecados." San Luis María G. de Montfort, El secreto del Rosario. 

3.3. "La Santísima Virgen reveló al Beato Alano que, tan pronto como Santo Domingo predicó el Rosario, los pecadores empedernidos se convirtieron y lloraron amargamente sus crímenes, los mismos niños hicieron penitencias increíbles."San Luis María G. de Montfort. El Secreto del Santo Rosario, rosa XXVII.  


Echale ganas, y Dios te bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.