Oraciones para la meditación.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Preparación para la meditación.

Señor mío y Dios mío, creo firmemente que estás aquí, que me ves, que me oyes; te adoro con profunda reverencia, te pido perdón de mis pecados, y gracia para hacer con fruto este rato de oración. Madre mía Inmaculada, San José, mi Padre y Señor, Ángel de mi guarda, interceded por mí. 

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; Venga a nosotros tu reino; Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo. El pan nuestro de cada día dánosle hoy; Perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en la tentación; mas líbranos del mal. Amén.


Acción de gracias de la meditación.

Te doy gracias, Dios mío, por los buenos propósitos, afectos e inspiraciones que me has comunicado en esta meditación; te pido ayuda para ponerlos por obra. Madre mía Inmaculada, San José, mi Padre y Señor, Ángel de mi guarda, interceded por mí. Amen. 


Dios te salve María; llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la ahora de nuestra muerte. Amén


Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.