Por dónde comenzar la reforma de vida


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Hermano pecador, que quieres cambiar de vida, pero no sabes por dónde comenzar, ¿Cómo cambiar de vida?, ¿Cómo corregir tantos errores? para ti son estas palabras.

El primer problema es no saber por dónde comenzar o querer hacer todo que termina por no hacer nada.

¿Por dónde comenzar?


1º Devoción  a la Santísima Virgen María.

La Madre de Dios nos alcanzará las gracias necesarias para conversión de vida, para perseverar, para corregir y salvar nuestra alma: 

“Si confío en Vos, ¡oh Madre de Dios!, seré salvo; defendido por Vos, nada temeré; con vuestra protección y auxilio perseguiré y pondré en fuga a mis enemigos, porque vuestra devoción es un arma de salvación que Dios da a aquellos que quiere que se salven”. San Juan Damasceno, Serm. De Anun.


2º Tres Ave Marías.

Todos los días al despertar y antes de acostar, rezará usted con el favor de Dios tres veces el Ave María, en honor de la Santísima Virgen; esta sencilla devoción es prenda de salvación rezando todos los días de su vida.


3º El Santo Rosario.

Con la ayuda de Dios rezar el Santo Rosario todos los días, con atención y devoción, si usted persevera en esta santísima devoción, téngase por dichoso, por feliz, pues es una señal de salvación eterna.

"Aún cuando os hallaseis en el borde del abismo o tuvieseis ya un pie en el infierno; aunque hubieseis vendido vuestra alma al diablo; aun cuando fueseis un hereje endurecido y obstinado como un demonio, tarde o temprano os convertireis, con tal que recéis devotamente todos los días el Santo Rosario hasta la muerte." San Luis María G. de Montfort, El Secreto del Rosario.


4º Escapulario.

LLeve pendiente de su cuello el escapulario de Nuestra Señora del Carmen, cosido al mismo una Medalla Milagrosa, una de San Benito. Bendecidas y portadas con devoción, le ayudarán mucho.


Las demás cosas, la reforma material de su vida, se dará despacio, pues va a recibir gracias, inspiraciones, ideas para hacer cosas que antes eran difíciles, pero persevere en la devoción a la Madre de Dios; habrá pecados, pero Usted persevere en el Santo Rosario. 

Dios le bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.