Primero salva tu alma.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Queridos hermanos, Dios Nuestro Señor nos ha puesto en este mundo para salvar nuestra alma, mediante el amor, obediencia y acatamiento de su Divina Majestad. 

Vivimos por un tiempo que desconocemos para salvar nuestra alma, mediante el cumplimiento de los santos mandamientos en la fe verdadera. 

Comentarios

1º Tres grandes enemigos han hecho alianza contra la salvación eterna de nuestra alma: el mundo, demonio y carne; los cuales son superiores a nuestra pobre naturaleza, solamente con la gracia de Dios podremos vencer estos terribles enemigos, y convertir sus ataques [tentaciones] en méritos para la gloria eterna.

2º El Santo Rosario es un arma poderosa contra los demonios, afirma el Papa León XIII; debemos buscar con esmero y dedicación tener la verdadera devoción a la Santísima Virgen María, honrarla cada día con el santo Rosario, las tres Avemarías al despertar y antes de acostarse, que son prenda de salvación.

3º Mientras seamos fieles a Dios, le sirvamos con recta intención, Nuestro Señor cuidará de nosotros, nos ha de proteger de todos los peligros, por lo cual, procurar agradar en todas nuestra obras a Dios Nuestro Señor.

“Aunque camine, no solo en tierra de bárbaros,  mas aún en el mismo reino del demonio, ninguna barbaridad o rabia del demonio me podrá dañar, si no es con permiso y licencia del Señor; y así sólo una cosa temo, que es ofender á Dios; porque si no le ofendiere, me prometo segura victoria de todos mis enemigos”  Vida y Milagros de San Francisco Javier, por P. Francisco García, 1908, Madrid Libro III, página 203. 


Dios te bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.