Problemas siempre habrá.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Queridos hermanos, vivamos en paz, sin preocuparnos tanto de las grandes problemáticas del mundo: vivir para amar a Dios en la fe verdadera y en el fiel cumplimiento de los mandamientos. 

Somos humanos con infinidad de miserias, debilidades, pecados; pero con buena voluntad, con la gracia de Dios y el Santo Rosario hemos de alcanzar la gracia de salvación eterna por la misericordia de Dios Nuestro Señor. 

Consideraciones

1º Evitar el fariseismo de creernos los santos, perfectos, buenos y confirmados en gracia. 

Somos simples hombres pecadores, que por la gracia de Dios [fe verdadera, santo bautismo, deseo de salvación] estamos en camino de salvación eterna.

2º No dedicarnos a criticar, juzgar y condenar a los hombres. Vivir apaciblemente, llevar el buen olor de Cristo por las obras, la vida de oración, la gracia en nuestras almas por la misericordia de Dios.

3º Cuidar con esmero de alcanzar la verdadera devoción a la Santísima Virgen María, rezar cada día el Santo Rosario, procurando poco a poco [constantemente, en paz, sin prisa pero sin pausa] adquirir la verdadera devoción a la Santísima Virgen María: 

"Si confío en Vos, ¡oh Madre de Dios!, seré salvo; defendido de Vos, nada temeré;" San Juan Damasceno. 

Dios te bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.