Proyecto claro: abandonar el pecado.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida

El buen cristiano debe trabajar por abandonar el pecado, luchando cada día con inteligencia, voluntad y oración [no importa el tiempo que se ocupe], tarde que temprano alcanzará una solida vida espiritual. 

Comentarios

1º Una convicción firme.- Debe tomar las cosas en serio, creer en el proyecto, vivir con la convicción firme de que se puede, pero se requiere tiempo, esfuerzo, inteligencia y muchísima paciencia.

2º Perseverancia.- No se desanime ni entristezca porque lleva tiempo luchando y cada día hay caídas, tentaciones, pecados; recuerde que son tres grandes enemigos superiores a Usted con los que esta combatiendo: mundo, demonio y la carne, los cuales han echo alianza para perder su alma. 

3º Proyecto claro.- No cometa el error de hacer caso de lo que dice la gente, de las criticas y señalamientos, que poco o nada debe interesarnos [son distracciones] "No esté tu paz en la boca de los hombres"; nosotros tenemos un proyecto muy claro: salvar el alma, muy al margen de los señalamientos personales, de los sentimientos y de los estados anímicos. 

"Por mucho que nos critiquen sigamos nuestro trabajo adoptando el siguiente piadoso lema: obrar bien y dejar que la gente hable." San Juan Bosco. 

4º Estrategia de combate.- El enemigo a vencer es mi debilidad principal o mi pecado dominante, ¿Cuál es le pecado en el que caigo con más frecuencia? Ese es la cabeza de mis enemigos a quien tengo que combatir sin tregua ni descanso, porque es el cobayo de Troya por donde Satanás entra en mi alma. 

5º No desanimarse ante las caídas y recaídas.- En este camino, hay muchas caídas, pecados, miserias humanas, pero; no importa, debe tener una idea clara: la salvación eterna de su alma. No interesa el número de caídas y pecados, lo importante es perseverar, perseverar, no desanimarse.

6º Arma poderosa.- La fortaleza del buen católico es el Santo Rosario, en el debemos poner nuestras esperanzas, nuestra confianza para hacernos de las gracias necesarias para vencer al enemigo principal de mi salvación eterna. 

Algo muy importante, ESTAR CONVENCIDO, CREER FIRMEMENTE EN EL PODER, GRACIA Y FUERZA DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA, debe creer, para hacer las cosas bien hechas.

"La Santísima Virgen reveló al Beato Alano que, tan pronto como Santo Domingo predicó el Rosario, los pecadores empedernidos se convirtieron y lloraron amargamente sus crímenes, los mismos niños hicieron penitencias increíbles." San Luis María G. de Montfort. El Secreto del Santo Rosario, rosa XXVII. 


Ánimo, que Dios le bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida




Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.