¿Qué debe hacer el buen católico con los que no lo quieren?


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Cada día el buen católico se encuentra con diversas personas, con las cuales entabla amistad y empatía con algunas, otros el trato normal, y unos cuantos hay oposición [no le cae bien usted]. 

Cuando alguien es contrario a uno, el espíritu lo detecta inmediatamente, aun sin comunicación verbal. 

El buen católico guiado por la caridad cristiana, por el amor de Dios trata por lo regular de agradar, de caerle bien y de sobrellevar las cosas, cediendo algunas veces de sus derechos. 

Por lo regular los opuestos sistemáticamente no ceden, porque el origen y la raíz de tal enemistad, por lo regular es la soberbia, revestida o disfrazada de múltiples formas. 

¿Qué debe hacer el buen católico con los que no lo quieren?

 Hacer oración por ellos y tratarlos bien.- "Si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si sed, dale de beber;" San Pablo a los Romanos XII, 20. Particularmente encomiendelos a la Santísima Virgen María mediante el rezo piadoso del Santo Rosario.

2º No buscar que lo quieran, ni ser amado de todos.- Usted portese bien, obrar con recta intención; recuerde permanentemente que  al único que debe agradar, amar y servir es a Dios Nuestro Señor. 

3º No se pierda en los tratos humanos.-  Usted vino a ésta tierra para hacerse santo, ese debe ser el objetivo mental por el cual nos debemos guiar, y tal diferencia o dificultad seanos útil para ejercitar la paciencia, la humildad y ver en todo la santa voluntad de Dios. 

4º Anteponiendo siempre la caridad.- Usted tiene el derecho de defenderse, de repeler la injusta agresión con inteligencia, valor y verdad; por todos los medios que Dios le proporcione. Tenga la delicadeza de no perderse en los dimes y diretes. 

Queridos hermanos, no perdamos la paz por una diferencia humana, por una persona contraria que por lo regular, será sistematicamente opuesta a Usted en todo, no pierda tiempo en querer entender la razón del porque le es opuesto [si tuviera razones ya se lo hubiera dicho, pero como es una pasión -no de razones- no se dice, sólo se expresa en oposición el orgullo o soberbia del corazón de su opositor cuando usted obra bien.] 

Suelen los opositores sistemáticos recurrir a la difamación, a las afirmaciones fundadas en dichos de terceras personas, manipulados a conveniencia.

Dios le bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.