Que se pierda todo, antes que perder a Dios.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


"Que se pierda todo, antes que perder a Dios, y que sea disgustado todo el mundo, antes que lo sea Dios" San Alfonso María de Ligorio.

Más si por desgracia, atendida nuestra fragilidad, te sucediere caer en algún pecado mortal, no des por eso lugar a la desconfianza ni a la perturbación interior, con que procurará engañarte el espíritu maligno... 

Te has de portar como una persona que ha tomado veneno, que para arrojarlo antes que le quite la vida, procura deponer el veneno: asimismo si por desgracia cometes una culpa mortal, has de ponerla luego por medio de una santa y piadosa confesión, si no quieres que ella, como un fuerte veneno, te precipite a la horrible y eterna sepultura del infierno, de donde no podrás salir jamás; piénsalo bien, que por toda una eternidad has de ser o feliz en el cielo, o condenado en el infierno.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.