¿Quién ama a Dios?


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


¿Quién ama a Dios Nuestro Señor? El mundo, el demonio y la carne se han encargado de confundir, entorpecer el verdadero amor del hombre a Dios, haciendole consistir erróneamente: en un sentimiento, en sensaciones y emociones. 

El amor a Dios consiste en el fiel cumplimiento de los mandatos divinos [diez mandamientos].

"Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él. El que no me ama, no guarda mis palabras." San Juan XIV, 23. 


Comentarios

El ser humano mientra viva tiene constantes cambios, desarrollo, porque así está constituida su naturaleza, no hay un estado en el que pueda permanecer toda su vida.

El amor del hombre a Dios Nuestro Señor crece o decrece cada momento de la vida, la perfección del amor a Dios es en el cielo, después de la muerte [sin cambio ni mutación].

En la tierra cada día debemos crecer en el amor a Dios, no entristecernos por lo mucho que nos falta, las imperfecciones y pecados que abundan en nuestra vida. 

Baste por ahora la determinación de querer amar a Dios en el fiel cumplimiento de su doctrina, debe desarrollarse en el conocimiento de sus Divinas Enseñanzas y en el renunciamiento a mi voluntad en bien de la voluntad de Dios. Esto es despacio, ocupa toda la vida.


Dios te bendiga.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.