Alimento para el alma #VIDA SANTA


El alma se fortalece con la oración, la meditación, la lectura espiritual, con las obras santas; toma de éste espacio lo que te ayude a ser bueno y santo, grato a Dios y a la Bendita Madre de Dios.

Hermano pecador, procura arrepentirte de corazón de tus pecados, y pídele al Santo Niño Jesús un corazón limpio y santo.

Más información

Principios muy santos para meditar, aplicarlos a nuestra vida, y observar la gran diferencia con las máximas del mundo.

Más información

Las gracias serán más abundantes para los que la lleven con confianza.

Más información

La vida humana está rodeada de peligros para el alma, las caídas son propias del ser humano, pero con la gracia de Dios, la vigilancia y la humildad podrá santificar su vida.

Más información

La vida de Dios no es un experimento, sin rumbo y sentido; se debe planear, programar, con los medios de santificación, recta intención y la gracia de Dios.

Más información

Cuando un alma se ha perdido en los engaños del mundo, son tantas las 'telarañas' que lo atan al pecado, que no sabe por dónde iniciar.

Más información

El buen católico no puede caer en la mediocridad espiritual, ni esperar que una mañana amanezca santo, bueno e inmaculado. Los santos se hacen con el esfuerzo personal y la gracia de Dios Nuestro Señor.

Más información

El buen católico debe tener por encima de todos los bienes y pareceres la santa ley de Dios, aunque el mundo entero se pierda.

Más información

Aunque se autorizara por las leyes del mundo el pecado y la ofensa a Dios, Usted manténgase fiel a Nuestro Señor.

Más información

Fácil cosa es traer la cabeza inclinada, los ojos bajos, hablar con voz humilde, suspirar muchas veces, y a cada paso llamarse miserables y pecadores; pero si a esos los tocáis con una palabra, aunque sea muy liviana, luego veréis cuán lejos están de la verdadera humildad.

Más información

La vida de gracia y amistad con Dios Nuestro Señor no es fácil, sobre todo con los peligros a que se expone el buen católico en nuestros días, pero Dios, Padre bueno y misericordioso siempre ayuda a sus hijos.

Más información

Hay muchos caminos para abandonar el pecado, el más fácil y menos costoso, es a través del Santo Rosario, medio eficacísimo para llegar a la bienaventuranza eterna.

Más información