Tiempo de reflexión y meditación.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


Queridos hermanos pecadores, nos encontramos a unos días de la festividad de Navidad, del fin de año, periodo de vacaciones. 

¿Qué has hecho con tu vida?, Sí este día entregará cuentas a Dios Nuestro Señor ¿A dónde iría tu alma?, ¿Por qué no eres santo? 

Amados hermanos, procuremos detenernos en la meditación y reflexión del asunto más importante de nuestra existencia en este mundo, la salvación eterna de nuestra alma. 

El mundo, el demonio y la carne, como siempre buscan el activismo, la calle, las compras, las prisas, la habladuría...  el evitar la introspección personal, entregándonos a juzgar la vida ajena, a conformarnos con logros efímeros y pasajeros. ¿Qué pasa contigo hermanos pecador? 

El centro de tus pensamientos y la preocupación que te lleve a la acción debe ser la salvación eterna de tu alma; si lo has colocado en segundo, tercer término, es señal de muerte espiritual, es señal de que andas mal. 

Podría objetar algún alma buena: ¿No tengo pecados graves, rezo mis oraciones y trato de ser bueno? Pues si hay un hermano que haga esto, usted puede dar más, yo le preguntaría ¿Por qué no eres santo? si Dios Nuestro Señor te ha dado mayores gracias no se conforme con no pecar. 


Algunas anotaciones.


1º ¿Qué has hecho con tu vida este año que termina? 

1.1. Debe en principio buscar un tiempo para la meditación con la ayuda del Señor, no al modo del fariseo que todo lo justifica, sino real y verdaderamente entrar en el fondo de tu corazón, buscar la raíz de tus intenciones, de tus caídas, de tus obras; oración , meditación, silencio. 

1.2. ¿Cuál ha sido tu mayor debilidad este año? ¿Qué impide que te acerques a Dios? ¿Vives en la tibieza espiritual, en la mediocridad, en la conformidad de la vida ordinaria y justificas tus pecados? 

1.3. Amados hermanos, quede bien claro, la santidad se alcanza con mucho esfuerzo, sacrificio, humildad, oración, sacramentos, unido a la gracia de Dios. El buen católico no puede caer en la mediocridad ni esperar que una mañana amanezca santo, bueno e inmaculado. Le tiene que costar, salvo un milagro de Dios Nuestro Señor.


2º ¿Que vas hacer este año que inicia? 

2.1. No cometamos el error de perdernos en logros materiales, sociales, científicos, laborales y demás cosas que no aprovechan a la salud del alma. 

2.2. ¿Cual es tu pecado dominante y cómo lo vas a combatir? ¿Qué ajustes harás en tu vida? 

2.3. Tus amistades, tus diversiones, tus lecturas, películas, ¿Te acercan o te separan de Dios? 


3º Reglas practicas, reales y aplicables a tu vida. 

3.1. Debes reformar en tu vida lo que haya que reformar, asentarlo por escrito, definir quien y que te hace daño para la salud de tu alma. 

3.2. Debes fortalecer tu alma con el Santo Rosario todos los días, y muchísimo cuidado con el rezo de prisa, sin atención, con fastidio. Hacer las cosas bien hechas; amados hermanos, la mediocridad y el conformismo en las cosas del alma, son motivo por el cual las almas se estancan y se conforman con la apariencia, con lo peorcito.

"Pues bien, repetimos, afirmamos y proclamamos que tenemos cifradas nuestras mejores esperanzas en merecer por el rezo del Santo Rosario los auxilios que necesitamos" Papa León XIII, Encíclica: "Iucunda Semper", Septiembre 8 de 1894. 

3.3. Hermano pecador, le aconsejo tener todos los días lectura espiritual, oración de la mañana y de la noche, un retiro espiritual una vez al mes, al menos de tres o cuatro horas ¿En qué va a consistir? En rezar despacio, en estudiar su plan de vida espiritual, en corregir y ajustar a la vida cotidiana; en fin, los planes de acción se deben corregir y ajustar constantemente a la realidad y  a las necesidades practicas y cotidianas. Sobre todo estudiar la voluntad, el sagrado coraje de hacer las cosas bien hecha, de tener la humildad de reconocer y determinarse a la acción eficaz. 

Ánimo hermano; echale ganas, voluntad e inteligencia a tu vida de amistad con Dios Nuestro Señor, bajo el amparo de la Santísima Virgen María. 

Dios te bendiga.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.