Trato con los protestantes.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Algunas veces el buen católico llega a encontrar a personas que profesan una falsa fe [no católica], como lo son los denominados: testigos de Jehova, cristianos, etc. 

¿Que se debe hacer?

1º ¿Que queremos nosotros? Lo importante es saber que queremos nosotros, desde luego la salvación eterna de nuestra alma, por lo cual no perder tiempo con quien lleva otro rumbo y poco o nada nos va ayudar.

2º Cuando nos visitan en casa para predicar.- Sencillamente no se les debe tolerar, porque son herejes, sostienen doctrinas condenadas por la Santa Iglesia, [creer lo que predican es suficiente para condenar el alma]. La caridad pide que no hagan daño, que se retiren, y si no entienden como la gente con razón, cerrarles la puerta. 

3º El peligro de querer agradar.- Cuidado con los sentimientos del buen católico, que se siente mal por correrlos, que quiere quedar bien con ellos, que quiere sentirse bien en todo. Error, aquí los sentimientos no aprovechan, importan las razones y las obras. 

4º Los Testigos de Jehova no aman a Dios.- Los protestantes hacen la religión que ellos han interpretado a su modo de pensar, despreciando la obra de Nuestro Señor Jesucristo, de los santos Apóstoles. Sencillamente no aman a Dios  [aman sus juicios, sus doctrinas, sus errores]  no le obedecen, hacen lo que ellos quieren y como ellos lo interpretan: "Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él. El que no me ama, no guarda mis palabras." San Juan XIV, 23. 

5º Táctica de los testigos de Jehova.- Con aparente sabiduría quieren extraer todo de las Sagradas Escrituras, pero su error principal está en  la libre interpretación [Que se les ocurre, que aplicación le da su apreciación personal, lo cual es fuente de muchísimos errores]. Por lo demás son por lo regular soberbios, insidiosos, temerarios, desafiantes, suelen ofender con fundamento en sus errores a la Santísima Virgen María y a la Iglesia Católica. Todo con el falso título de recta intención y de celo por la gloria de Dios. 

6º ¿Que hacer? 

Primero.- No dialogar con esas personas. 

Segundo.- Estudiar su catecismo. 

Tercero.- Rezar el Santo Rosario. 


Dios le bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.