Tres clases de pecadores.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Cuantas veces tengas la desgracia de caer en pecado, te has de levantar ayudado de la gracia de Dios, arrepintiendote sinceramente de tus pecados, proponiendo enmienda: con humildad, sencillez y buena intención encomiendate a la Bienaventurada siempre Virgen María. 

No te desanimes hermano pecador con deseos de ser bueno, pero con debilidad grande. Implora el auxilio de la Santísima Virgen María, reza tu Santo Rosario.

Existen varios tipos de pecadores, lo cual es muy bueno conocer, para esforzarnos en hacer lo que está de nuestra parte, amparándonos en la misericordia de Dios Nuestro Señor.

Anotaciones importantes

1º Pecador que quiere ser bueno pero no puede.

1.1. Muchas almas que profesan la fe verdadera [fe católica], tienen el deseo de portarse bien [no pecar], hacen un esfuerzo por rezar, pero es tanta su tentación, debilidad, falta de fortaleza que cae frecuentemente en pecado grave. 

1.2. No se alegra en el pecado, se entristece [se siente mal, como basura, dolor de ofender a Dios], 

1.3. Por una parte desea el pecado, lo procura y lo busca [por así decirlo], pero juntamente no lo quiere, pero no tiene la fuerza ni la virtud para no pecar, viniendo a caer en un desconsuelo: ¿Por qué soy así? ¿Por qué no puedo dejar de pecar?: "Mas veo otra ley en mis miembros, que contradice a la ley de mi voluntad, y me lleva esclavo a la ley del pecado, que está en mis miembros. ¡Miserable hombre de mí! ¿Quién me librará del cuerpo de la muerte? La gracia de Dios por Jesucristo nuestro Señor." San Pablo a los Romanos, VII, 23. 

1.4. Debe fortalecerse en Dios, para lo cual debe rezar preferentemente el Santo Rosario, con perseverancia pidiendo la gracia de abandonar el pecado, suplicar a Dios misericordia, detestar sus pecados e insistir hasta alcanzar misericordia del cielo. 

1.5. Invocar a la Santísima Virgen María con recta intención, detestar el pecado, no se desanime ante sus pecados, ante la guerra que sostiene contra el mundo, demonio y carne.

1.6. "Si todos los pecadores acudieran a María con voluntad de enmendarse, ¿quién podría perderse? Porque sólo se pierde el que no recurre a María Santísima." San Alfonso María de Ligorio, " La devoción a María Santísima", página 12. 

1.7. "Aún cuando os hallaseis en el borde del abismo o tuvieseis ya un pie en el infierno; aunque hubieseis vendido vuestra alma al diablo; aun cuando fueseis un hereje endurecido y obstinado como un demonio, tarde o temprano os convertireis, con tal que  recéis devotamente todos los días el Santo Rosario hasta la muerte." San Luis María G. de Montfort, El Secreto del Rosario.

1.8. "La Santísima Virgen reveló al Beato Alano que, tan pronto como Santo Domingo predicó el Rosario, los pecadores empedernidos se convirtieron y lloraron amargamente sus crímenes, los mismos niños hicieron penitencias increíbles." San Luis María G. de Montfort. El Secreto del Santo Rosario, rosa XXVII. 


2º Pecador soberbio.

2.1. Almas que viven habitualmente en pecado mortal, tienen la fe católica recibida en el santo bautismo, pero en estado de agonía o muerte: "¿Qué aprovechará, hermanos míos, a uno que dice, que tiene fe, si no tiene obras? ¿Por ventura podrá la fe salvarlo? Y si un hermano, o una hermana estuvieren desnudos, y les faltare el alimento cotidiano, y les dijere alguno de vosotros: Id en paz, calentaos, y hartaos: y no les diereis lo que han menester para el cuerpo, ¿qué les aprovechará? Así tambien la fe, si no tuviere obras, muerta es en sí misma." Epístola de Santiago, II, 14.

2.2. Justifican su pecado, no hacen nada por salir de su estado, aman el pecado, maquinan pecados; algunas veces tienen una apariencia de "paz y tranquilidad", con un fondo de soberbia, les hablan de su peligro de condenación eterna [crónica enfermedad espiritual]: se enojan, critican a los sacerdotes, se justifican en los pecados de las almas que frecuentan la Iglesia, se muestran con un espíritu aparentemente ofendido. 

2.3. Creen ser buenos porque no matan, no roban; pero realmente son almas llenas de orgullo que no aman a Dios al no hacer su santa voluntad: "El que no me ama, no guarda mis palabras." San Juan XIV, 23. 

2.4. Estas almas si continúan en esa vida se han de condenar, porque no están haciendo lo que está de su parte, y va creciendo la soberbia en su corazón, señal de muerte.


3º Pecador con malicia de Satanás. 

3.1. Triste realidad en que almas se apartan de Dios, con un espíritu propio de Satanás: maquinan contra Dios, contra la Iglesia, contra la obra de Dios y contra toda obra santa. 

3.2. Se han pervertido alma y cuerpo en tal manera, que aman el mal, se alegran en el pecado, celebran sus obras malas; embriagados en sus propios errores llegan a llamarle bien al mal. 

3.3. "Vosotros sois hijos del Diablo: y queréis cumplir los deseos de vuestro padre: él fue homicida desde el principio, y no permaneció en la verdad: porque no hay verdad en él: cuando habla mentira, de suyo habla: porque es mentiroso, y padre de la mentira. Mas, aunque yo os digo la verdad, no me creéis." San Juan VIII, 37.

3.4. “Os echarán de las Sinagogas: mas viene la hora en que cualquiera que os mate, pensará que hace servicio a Dios. Y os harán esto, porque no conocieron al Padre, ni a mí.” San Juan XVI, 2.

3.5. "Los judíos querían figurarse, que persiguiendo de muerte y procurando difamar a los cristianos, hacían un particular obsequio a Dios, y que obraban por puro celo de conservar su ley y sus ceremonias. Crecía pues continuamente su ceguedad y dureza y provocaban más y más la divina venganza a abandonarlos al espantoso castigo.” Don Félix Amat, Tratado de la Iglesia de Jesucristo ó Historia Eclesiástica, año 1806, tomo III, página 5. 



4. Hermano pecador, procura rezar todos los días el santo Rosario, implora la gracia de conversión, invoca constantemente a la Santísima Virgen María, tarde que temprano si perseveras, te hallarás en el cielo por el poder de la gloriosa Virgen María.

Dios te bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.