Una cosa es fundamental: Vivir en gracia de Dios.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


Muchas preocupaciones y dificultades sostiene el buen católico en la vida presente, pero una es fundamental, la más importante que no debemos descuidar un sólo momento, a saber: vivir en gracia de Dios. 

La multitud de objetivos, de ideas, de información hace perder precisión del fin de nuestra existencia: amar y servir a Dios Nuestro Señor en la presente vida, para verle y gozarle en la gloria eterna. 


Consideraciones 


1º Una cosa es fundamental: Vivir en gracia de Dios. Un error frecuente es buscar algunas virtudes necesarias para nuestra vida, olvidándose de lo más importante; es decir, hacen consistir su religiosidad y vida espiritual en adquirir la santa virtud de la humildad, caridad, etc. viviendo habitualmente en pecado mortal, retirados del sacramento de la confesión. 

Alma que muere en pecado mortal se condena eternamente, alma que muere en gracia de Dios alcanza la bienaventuranza eterna, de ahí la importancia de vivir en gracia de Dios Nuestro Señor.

Quid enim prodest homini, si mundum universum lucretur, animae vero suae detrimentum patiatur?

"¿Porque que aprovechaal hombre si ganáre todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O que cambio dará el hombre por su alma?" Evangelio de San Mateo XVI, 26.


2º  El Santo Rosario es un medio eficaz para alcanzar las gracias necesaria dirigidas a abandonar el pecado. Implorar el auxilio de la Bienaventurada siempre Virgen María, que nos alcance su gracia de vivir santamente en nuestra vida.


"Si confío en Vos, ¡Oh Madre de Dios!, seré salvo; defendido por Vos, nada temeré; con vuestra protección y auxilio perseguiré y pondré en fuga a mis enemigos, porque vuestra devoción es un arma que Dios da a aquellos que quiere que se salven." San Juan Damasceno, Serm. de Anun.


Dios te bendiga.




Ave María Purísima, sin pecado original concebida.






Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.