Una vida sin Dios es la muerte en vida.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


Queridos hermanos, el gran mal de nuestra generación es la ausencia de Dios Nuestro Señor en cada corazón, en las familias, en las escuelas, en la sociedad; por eso sufre la humanidad, hace falta la gracia de Dios que santifica el trabajo, alegra la tribulación, robustece en la adversidad.

Una vida sin Dios es la muerte en vida, se reduce a una vida prácticamente animal: nacer, crecer, reproducirse y morir; el hombre nació para amar y servir a Dios, quitarle al autor de nuestras vidas, es truncar o arruinar una vida.

La humanidad a un precio muy caro está pagando los deseos de ser feliz sin Dios, virtud sin religión, familia feliz sin Dios, santidad sin sacramentos.

¿Qué hacer?

1º El hombre ha nacido para amar y servir a Dios Nuestro Señor en esta vida, para verle y gozarle después de la muerte. Sea del país que sea, condición social, educación, idiosincrasia; tiene un fin puesto por el autor de nuestras vidas.

Encontrará la felicidad, la paz y el sentido de la vida en la verdadera fe, en la oración, en la humildad verdadera.


2º No buscar culpables, empezar uno con el rezo piadoso y santo del Rosario todos los días, implorando la divina misericordia, la sabiduría, la gracia y la paz que Dios concede a sus hijos; por eso la Santísima Virgen María, pide que recemos con devoción el Santo Rosario, medio por el cual pueden llegar infinidad de gracias a un alma, así haya cometido los pecados más graves del mundo, si con humildad y sinceridad se aclama a la gloriosa Virgen María.

"Aún cuando os hallaseis en el borde del abismo o tuvieseis ya un pie en el infierno; aunque hubieseis vendido vuestra alma al diablo; aun cuando fueseis un hereje endurecido y obstinado como un demonio, tarde o temprano os convertireis, con tal que  recéis devotamente todos los días el Santo Rosario hasta la muerte." San Luis María G. de Montfort, El Secreto del Rosario.Dios le bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.