¿Usted qué quiere?


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Vivir como católico real y verdaderamente, esforzarse por cumplir la ley de Dios, tratar de amar y servir a Dios implica vivir contra corriente, sostener una manera de pensar contraria a la formación anticristiana que se enseña oficialmente en las escuelas, una concepción filosófica opuesta al mundo que busca quedar bien con todos. 

Vivir como católico en el actual mundo, es ser el inadaptado, quien no se acomoda a la apostasía casi general que prevalece hoy; por lo cual es muy difícil, pocos amigos encontrará, requiere una gracia especial. 

Comentarios

1º Determinación de objetivos.

¿Usted qué quiere? Pasarla a gusto, buenos ingresos, poco trabajo, vacaciones... Eso es casi lo que todos quieren, y eso no va bien con el católico auténtico, congruente con sus ideas, como lo fueron San Juan Bosco, Santo Domingo de Guzmán, San Francisco de Asís y todos los santos. 


2º El verdadero católico encontrará oposición permanente. 

Quien busque realmente amar y servir a Dios, en la verdad, tendrá enemigos permanentes hasta su muerte: el mundo, el demonio y la carne. 

Por eso es importante que se defina qué quiere uno, en la medida que se acerque a Dios Nuestro Señor se quedará sólo, sin amigos, señalado por doquier como: soberbio, malo o endemoniado; como ocurrió con nuestro Divino Redentor: "Más los fariseos decían: En virtud del príncipe de los demonios, lanza los demonios." San Mateo, IX, 32. 

Pero, quien realmente quiera seguirlo, debe estar dispuesto a morir, a perder familia, hacienda, honra, fama, y sobre todo arriesgarlo todo. Por eso hay tan pocos santos, amigos verdaderos de Dios. 


3º Trabajar. 

Debe determinarse a combatir el pecado en su alma, a batirse en duelo contra su propia carne: "castigo mi cuerpo y lo reduzco a servidumbre" dice San Pablo Apóstol. 

Dejar de poner excusas, de culpar al mundo entero de su falta de virtud, de buscar tres ayudantes y financiamiento para hacer las cosas... sobre todo de vencer sus miedos; si Usted quiere hacer algo, hágalo Usted sólo, sin importar las criticas, las zancadillas, difamaciones; hágalo hoy que tiene vida, mañana se arrepentirá. 

Dios le bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Etiquetado:  alimento para el alma

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.